Desde la madrugada de este martes, los maliciosos operadores virtuales soltaron la especie de que el diputado federal por Martínez de la Torre, Edgar Spinoso Carrera, habría sido ‘corrido’ de la bancada del Partido Verde (PVEM) en la Cámara de Diputados por una supuesta investigación ministerial lanzada por la PGR, el SAT, la UIF, la FGE… la ONU, la OEA, el FBI y Scotland Yard (nombre del remitente de la ‘nota’, que todo mundo atribuye al famoso Chuletas) por haber ‘lavado’ 38.5 millones de pesos cuando era Oficial Mayor de la SEV, en tiempos del gordo Javier Duarte. Según la nota, el coordinador del grupo parlamentario del PVEM, Jesús Sesma Suárez, habría reportado al presidente de la Mesa Directiva, Carlos Ramírez Marín, la separación del diputado, y con bola de cristal frente a la computadora y un poco de picante en el trasero del despistado redactor, asegura que “será desaforado primeramente como lo solicita la Fiscalía General del Estado de Veracruz (FGE), para posteriormente ya sin el famoso fuero que protege a estos ladrones y cómplices de Javier Duarte, poder continuar con los procesos legales tanto en el (sic) PGR como en la FGE, por los cuales se le persigue”… Contra lo que dice este comunicado avalado por ONEA Anticorrupción, es que fue Edgar Spinoso quien renunció a la bancada del PVEM porque este partido pretendía desviar los fondos asignados a los diputados para sus estados para usarlos en Cancún y en Chiapas, donde Jorge Emilio González, el Niño Verde, quería disponer de ellos para su peculio. Y no es el único diputado que ha preferido renunciar al PVEM para evitar que los recursos gestionados vayan a parar a una bolsa que usarían los dirigentes del PVEM para su propio beneficio. Por lo demás, según tenemos entendido, la PGR no tiene abierta ninguna investigación en contra del diputado veracruzano, y por lo visto, tampoco la FGE. Los datos relacionados con empresas fantasma ocurrieron cuando en la Oficialía Mayor de la SEV operaba el actual diputado local del Panal, Vicente Benítez González, hoy protegido del gobierno panista a cambio de operar en favor de sus candidatos. Por desgracia, varios medios se prestaron a la jugarreta.