La Fiscalía del Estado de México informó la noche de este lunes que la bala extraída del cuerpo del director de Izzi, Alfredo Lagos Espinosa, y que le causó la muerte, fue disparada por uno de sus escoltas.

Lagos Espinosa fue lesionado por un disparo de arma de fuego mientras viajaba en bicicleta en la carretera Tulancingo-Pirámides, el domingo pasado. De acuerdo con los primeros testimonios, citados por las autoridades, dos personas agredieron al directivo, en un intento de robo, y entonces los escoltas respondieron.

Sin embargo no se ha precisado en qué forma la bala de uno de los escoltas fue la que a fin de cuentas hirió a Lagos Espinosa.

“En este sitio fue realizada una reconstrucción de los hechos, en la que participaron en calidad de testigos, las dos personas encargadas de la seguridad de la víctima, los cuales viajaban en una camioneta a pocos metros detrás en el momento en que la víctima resultó lesionada”, apuntó la Fiscalía mexiquense, en un comunicado.

La Fiscalía explicó que en el lugar de los hechos se han localizado 7 casquillos, los cuales son 9mm y corresponden a las armas de los escoltas.

El resultado de las pruebas realizadas, continuó la Fiscalía, “es coincidente en determinar que la bala que fue extraída del cuerpo de la víctima, por sus características balísticas, fue disparada por el arma que portaba la persona que manejaba la camioneta al momento de los hechos”. Es decir, uno de los escoltas.

Los escoltas refirieron en su declaración ante el Ministerio Público que seguían a la víctima a algunos metros a bordo de una camioneta, “y dispararon sus armas de fuego al percatarse que ésta era objeto de un aparente asalto” mientras iba a bordo de su bicicleta.

El fiscal mexiquense, Alejandro Gómez señaló en entrevista con Ciro Gómez Leyva para Radio Fórmula que Lagos quedó “en medio de la línea de fuego entre el agresor y el escolta-chofer”.

Añadió que el escolta trató de defender a su jefe y no tenía intención de dispararle, por lo que el delito sería tipificado como homicidio imprudencial, el cual no merece prisión preventiva de oficio y admite un acuerdo reparatorio entre el escolta y la familia de la víctima.

Cómo ocurrieron los hechos

La persona que también viajaba en bicicleta, y venía aproximadamente un metro por delante de la víctima, dijo ante el Ministerio Público que dos sujetos venían caminando en sentido opuesto a ellos, “uno sacó una pistola e instantes después se escucharon varias detonaciones, posteriormente observó cómo estos individuos corrían hacia una nopalera, al tiempo que continuaban disparando armas de fuego”, detalló la Fiscalía.

En declaraciones a medios este lunes, el fiscal mexiquense detalló que, además de tener dos retratos hablados de presuntos agresores de Lagos Espinosa.

La PGR colabora en la investigación.

“El señor Lagos acostumbraba cada 8 días hacer una especie de paseo o actividad deportiva en bicicleta, tenía rutas diversas, en esta ocasión tomó esta ruta de la carretera Tulancingo-Pirámides, algo que él acostumbraba a hacer, como les decía, periódicamente”, relató el fiscal mexiquense.

Cuando los escoltas trataron de intervenir y bajaron de su vehículo, “escuchan una primera detonación de arma de fuego, que es la que suponemos nosotros que hirió al señor Lagos en el abdomen”.

Los escoltas, según su relato, repelieron los ataques y hubo un enfrentamiento, sin embargo los dos agresores lograron huir.

El gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, lamentó la muerte del directivo.

“Mi solidaridad con la familia de Adolfo Lagos Espinosa. El Gobierno del @edomex condena estos hechos y trabajará de la mano con la @FiscaliaEdomex para dar con los responsables”, escribió el mandatario estatal en su cuenta @alfredodelmazo en Twitter.

Este domingo, la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) dio a conocer que Lagos Espinosa fue agredido en la carretera Tulancingo-Pirámides cuando viajaba en una bicicleta, y falleció en un hospital del municipio de Coacalco.

Con información de Animal Político