El león de las cavernas (Panthera leo spelaea) es una subespecie de felino que habitó el continente europeo y asiático hace 50.000 años. Hoy está completamente extinta, pero un hallazgo en Rusia acaba de abrir la puerta a la posibilidad de resucitar la especie mediante clonación.

Lo que han encontrado son los restos de un cachorro de león de las cavernas de apenas dos meses. El cuerpo ha permanecido 50.000 años congelado en el permafrost de la tundra que rodea al río Tirekhtykh, en la provincia rusa de Yakutia. El frío extremo de esa región ha servido para que el cuerpo se mantenga en un estado impresionante. No solo conserva todos sus huesos, sino también la piel y gran parte de los tejidos blandos.

El ejemplar está incluso mejor conservado que Uyan y Dina, una pareja de cachorros de león de las cavernas encontrados en 2015 y que aún conservaban restos de leche materna en su tracto digestivo. El doctor Albert Protopopov, jefe del departamento de paleontología de la Academia de Ciencias de Yakutia cree que el ejemplar podría dar las suficientes muestras de ADN como para clonar la especie y resucitarla como se viene queriendo hacer con los mamuts.

Los leones cavernarios no un poco más grandes que los actuales (alrededor de un 10 más corpulentos y pesados), pero ambas especies se parecen lo suficiente como para valorar la idea de clonar la especie extinta usando leones actuales. De momento, el ejemplar será estudiado para valorar la viabilidad de sus genes.

Con información de Investigación y Desarrollo