México se ubica como uno de los cinco países de América Latina con la más baja calidad de empleo ocupando el lugar 13 de 17 con 50.3 puntos, cifra incluso por debajo del promedio de la región que es de 57.12 puntos, de acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El Índice de Mejores Empleos de países de América Latina, presentado por primera vez por el BID, destacó que “México obtiene niveles por debajo del promedio regional en ambas dimensiones: cantidad (participación y ocupación9 y calidad (salarios suficientes y formalidad).

En cuanto a la dimensión de calidad, México obtiene la posición 13, sólo superado por países como El Salvador, Nicaragua, Guatemala y Honduras, que se ubica al final de la lista.

Respecto a la tasa de formalidad laboral, se ubica en la posición 10 con 23 puntos frente a 33.5 puntos de América Latina. En el indicador de trabajos con salario suficiente para superar la pobreza ocupa el lugar 14 con 33.2 puntos frente a 46.7 puntos de la región, es decir, se ubica en los últimos lugares.

De acuerdo con datos del  Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), más de la mitad de los mexicanos que trabajan lo hacen desde el sector informal, con una tasa de 57.2 por ciento en el mes de septiembre.

LA BRECHA SALARIAL

México también registra una importante brecha de género entre los países evaluados por el BID. Es la cuarta nación con la mayor brecha entre la puntuación de hombres y mujeres en el Índice de Mejores Trabajos.

En concreto, la diferencia entre géneros es de 26.9 puntos: en el índice masculino, el país obtiene 64.3 puntos y en el femenino se queda en 37.4, colocándose en la posición 13. Esta diferencia es mayor en México en comparación con la que se da en el promedio de países de América Latina, donde alcanza 22.5 puntos.

La brecha de género es mayor en la dimensión de cantidad (donde el nivel masculino supera al femenino en 36.5 puntos; 91.4 frente a 54.9) que en la de calidad (en la que el nivel masculino es 17.4 puntos superior; 37.2 frente a 19.8).

La semana pasada, el reporte “Brecha Mundial de Género 2017” que realiza el Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés) entre 144 países, reveló que la desigualdad de género aumentó en el último año en México al pasar de la posición 66 a la 81, una caída de 15 lugares.

De acuerdo con ese reporte, las mujeres mexicanas tienen 70 por ciento menos posibilidades de conseguir un empleo que les proporcione recursos económicos y acceso a servicios de la salud, en comparación con los hombres.

En el informe del BID, se destaca que la brecha entre adultos y jóvenes de México en el Índice de Mejores Trabajos es la tercera menor de la región, con 8 puntos (51.9 frente a 43.9), una diferencia inferior a la del promedio de la región (10.2). En la dimensión de cantidad, de hecho, la brecha entre ambos grupos es la menor de todo el índice.

La baja calidad del empleo
sitúa a México en la posición 13 del índice.

El Índice de Mejores Trabajos del BID mide cómo son los empleos de los países a través de dos dimensiones: cantidad y calidad. La dimensión de cantidad está compuesta a su vez por dos indicadores: la tasa de participación laboral y la de ocupación.

La de calidad, por su parte, se construye con las tasas de formalidad y de trabajos con salario suficiente para superar la pobreza.

Así, el índice es la media ponderada de estos cuatro indicadores y sus puntuaciones van de 0 a 100. Para que un país obtenga 100 puntos, todas las personas que participan en la fuerza laboral deben estar empleadas con un trabajo formal que les aporte un salario suficiente.

Con información de Sin Embargo