Francia prolongará los controles fronterizos con sus vecinos europeos del grupo Schengen hasta el 30 de abril de 2018, a causa de la “persistente” amenaza terrorista, informó ayer el
Ministerio de Interior.

Esos controles están en vigor desde noviembre de 2015, cuando se produjeron los ataques yihadistas en París que causaron 130 muertos.

Esta medida, que tenía que finalizar el 31 de octubre, será prolongada a partir del 1 de noviembre.

“Estos controles se efectuarán respetando el principio de proporcionalidad”, afirman las autoridades francesas en la nota del 3 de octubre, donde anunciaron su decisión a la Unión Europea.

La Comisión Europea confirmó ayer haber recibido la “notificación” de Francia –así como la de Alemania y Dinamarca–, informándole de la prolongación de sus controles.

“La Comisión evaluará ahora las notificaciones de estos controles temporales anunciados”, indicó. De todas maneras, París no necesita esperar el “visto bueno” formal para aplicar su decisión.

Para justificar la medida, Francia invoca de nuevo la amenaza terrorista y afirma que “desde principios del año 2017, ha habido 22 atentados contra el territorio francés, cinco de ellos tuvieron lugar, cinco fracasaron y 12 fueron desbaratados”.

FORTALECEN COOPERACIÓN

A su vez,  el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, se reunió con el secretario del Tesoro estadunidense, Steven Mnuchin, para tratar el fortalecimiento de la cooperación en la lucha contra el financiamiento del terrorismo, según un comunicado conjunto de ambos ministerios.

Los dos se reunieron en Washington al margen de las reuniones de otoño del FMI y el Banco Mundial, y decidieron profundizar su cooperación “para la identificación de nuevas personas y entidades a perseguir”, indica el comunicado. Ambos países coordinarán asimismo sus esfuerzos “para fortalecer los medios y herramientas del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI)”.

El GAFI, que integran 35 países, está encargado de luchar contra el blanqueo de dinero y el financiamiento del terrorismo.

TURISMO REMONTA

Por otro lado, el sector hotelero ha remontado en París a lo largo de 2017, pero no ha conseguido recuperar el volumen de negocio anterior a los atentados yihadistas de 2015, informó ayer la Oficina de
Turismo y Congresos de la
capital francesa.

La tasa de ocupación hotelera de París alcanzó 72.3% en julio y agosto, superando en 7.1 puntos los datos registrados en esos mismos meses en 2016, pero 6.5 puntos por debajo del mismo período en 2015, indicó el organismo en un comunicado.

Con información de Excélsior