Veracruz, Ver.- Karla Gutiérrez Medina, estudiante de la Licenciatura en Derecho, modalidad abierta, de la Universidad Veracruzana (UV), denunció haber sido víctima de bullying cibernético y acoso por parte de una maestra de dicha institución, después de que esta la exhibiera en redes sociales.

El 17 de marzo del año pasado la maestra subió una publicación en Facebook donde exponía la vida personal de la joven, específicamente que tenía una relación  sentimental con un profesor de la misma casa de estudios, esta publicación deterioró la imagen de la joven estudiante en ese año de quinto semestre.

“El año pasado en la fecha de abril yo sufro un ataque por parte de una maestra de Universidad la cual hace una publicación en Facebook que hace un deterioro a mi imagen, yo empiezo a recibir críticas, discriminación, y señalamientos por parte de mis compañeros en la que mi imagen se ve deteriorada”, indicó.

Karla Gutiérrez acudió a las instancias universitarias y presentó una queja por escrito, pero nadie hizo algo para resolver su queja y sancionar a la maestra por el daño moral que le causó a la estudiante.

Después de eso Karla interpuso una demanda de amparo en contra de la resolución que dio la UV donde le indicaron que no hubo pruebas fehacientes para sancionar a la maestra, por lo que el Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Séptimo Circuito le otorgó un recurso de revisión.

Acto seguido el 9 de octubre de este año acudió a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), delegación Veracruz, para solicitar que sean observadores de la audiencia que tendrá hoy con el personal académico, sin embargo, esta le notifica que no podrán asistir por orden superiores de la Rectoría.

A lo que Karla y la Asociación de abogadas Compartidas indican que la rectoría debería ser la interesada principal en que se resuelva su caso a más de un año de que se inició, además de que la Universidad no debería intervenir en las decisiones de la Comisión.

Por ello solicitaron a la Rectora Sara Ladrón de Guevara González, intervenir en el caso y dejar de minimizarlo, pues ya tiene conocimiento desde su inicio, amparando la impunidad en la máxima casa de estudios.

“Esto es una amenaza latente para el resto de mis compañeros y para todos aquellos somos parte de la comunidad universitaria ya que gracias a la protección y parcialidad que le han mostrado las autoridades a las que he recurrido para denunciar su falta han protegido y había hecho casi omiso a mis peticiones dejando impunes sus faltas, dejando así abierta la posibilidad que la profesora referida vuelva a dañar a cualquier otro integrante de la comunidad universitaria, al amparo de la absoluta impunidad que se vive en nuestra casa de estudios”, agregó.

AVC/Noticias