Los científicos rusos y estadounidenses de la Estación Espacial Internacional (EEI) realizarán un experimento cuyo objetivo es crear la temperatura más baja posible, anunció el director adjunto del Instituto Conjunto de Altas Temperaturas de la Academia de Ciencias de Rusia, Eduard Son.

“La idea es que en la EEI se pueda crear el lugar más frío del universo. A finales de este año se realizará un experimento al respecto”, dijo Son en declaraciones recogidas por la agencia RIA Novosti.

El académico además afirmó que en la actualidad en la Tierra, tanto en laboratorios rusos como estadounidenses, ya se “han logrado obtener temperaturas de 10¯⁹ grados (un nanogrado) en la escala Kelvin. Mientras que en el espacio, debido a la falta de gravedad, se podrán obtener temperaturas de hasta 10¯¹⁰ (un picogrado)”.

Una parte de los ensayos preliminares se llevan a cabo en EU, mientras que Rusia se encarga de realizar la llamada ‘materia de Rydberg’, un estado del átomo en el que un electrón puede encontrarse un millón de veces más lejos del núcleo que lo habitual.

Se considera que los átomos de Rydberg tienen gran potencial, en particular, para el desarrollo de ordenadores cuánticos.

Con información de RT