Los dreamers replicaron hoy que nadie les quitará “la dignidad” al criticar como “cruel” y una “vergüenza” la decisión del Gobierno del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de acabar con el programa DACA, que ha protegido de la deportación a 800 mil indocumentados.

Concentrados en la plaza Lafayette, justo en frente de la puerta de la Casa Blanca, más de medio centenar de dreamers y activistas por los derechos civiles prometieron mantener la batalla para exigir al Gobierno una solución a su irregular situación migratoria.

Entre lágrimas, Maribel Santiago, una “soñadora” que viajó a Washington desde Yonkers (Nueva York), aseguró que la lucha continúa y recalcó que no les van “a quitar la dignidad”.

“Aquí estamos, no nos vamos”, subrayó Greisa Martínez, directora del grupo United We Dream, una de las principales organizaciones de defensa de los dreamers tras conocerse la decisión de clausurar el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que ha estado en vigor desde 2012.

El programa daba protección temporal a más de 800 mil jóvenes, tres cuartas partes de los cuales proceden de México, quienes llegaron a Estados Unidos como indocumentados siendo niños.

Esta mañana, el Fiscal General, Jeff Sessions, anunció oficialmente la decisión, aunque agregó que la suspensión se hará efectiva dentro de seis meses, para forzar al Congreso a encontrar una alternativa.

“Nadie nos va a devolver a la sombra”, dijo Martínez, a la vez que cargó contra el Gobierno por considerarlo “racista” e incluir entre sus miembros a “blancos supremacistas”, dijo.

Entre los manifestantes se encontraba también Gerson Quintero, dreamer que llegó a EU con 8 años junto a sus padres procedente de El Salvador.

Quintero, de 22 años y que estudia actualmente Computación en la Universidad del Distrito de Columbia gracias al DACA, señaló a Efe que pese a la tristeza que les inunda, están “fuertes”.

“Vamos a seguir luchando, para que el Congreso pase una nueva legislación” sobre el tema migratorio, aseguró.

Preguntado sobre Trump, quien prometió hace meses encarar el problema de los dreamers con “corazón”, Quintero lo calificó de “cobarde” y dijo que fue “una vergüenza que no hubiera tenido el valor” de anunciar la decisión él mismo, ya que delegó esa tarea al Fiscal General, Jeff Sessions.

Desde la Casa Blanca, los manifestantes partieron para protestar ante el Congreso, el Departamento de Justicia y el hotel Trump International, propiedad del mandatario y ubicado en la avenida Pensilvania, que conecta la Casa Blanca con el Capitolio.

La decisión del Gobierno no entrará en vigor hasta el 5 de marzo de 2018, dentro de seis meses, periodo en el cual el Congreso, el único con poder para cambiar el sistema migratorio, debe encontrar una solución para regularizar la situación de estos jóvenes indocumentados.

Los beneficiarios de DACA debían de renovar su inscripción en el programa cada dos años para seguir recibiendo sus beneficios.

En este sentido, el Gobierno determinó en su anuncio de hoy que los dreamersque tengan pendiente renovar su inscripción a DACA deben hacerlo antes del 5 de octubre, momento en el que ninguna nueva petición será aceptada.

OBAMA: SUSPENSIÓN DE DACA ES “ERRÓNEA”

El ex Presidente estadounidense Barack Obama lamentó hoy que se haya arrojado “una sombra” sobre miles de inmigrantes con el fin del programa DACA y tildó la decisión adoptada por su sucesor, Donald Trump, de “cruel” y “errónea”.

“Una sombra se ha arrojado sobre algunos de nuestros mejores y más brillantes jóvenes. Apuntar a estos jóvenes es erróneo (…) y es cruel”, afirmó en un comunicado Obama, quien promulgó el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) en 2012 mediante una orden ejecutiva.

A su juicio, la decisión de Trump de derogar DACA y pasar la responsabilidad al Congreso es de carácter “político”.

“Sean cuales sean las preocupaciones y quejas que los estadounidenses puedan tener sobre la inmigración en general, no deberíamos amenazar el futuro de este grupo de jóvenes que están aquí sin haber cometido una falta, no suponen una amenaza y no están arrebatando nada del resto de nosotros”, explicó Obama en su contundente nota de rechazo, divulgada en su página de Facebook.

Por ello, el exmandatario subrayó que la cuestión de los “soñadores”, como se conoce a estos jóvenes indocumentados que llegaron a Estados Unidos como niños, versa “en último término, sobre la “decencia básica”.

“Esta cuestión se resume en si somos gente que echamos de una patada a los jóvenes esperanzados que se esfuerzan fuera de Estados Unidos, o si los tratamos del modo que querríamos que se tratase a nuestros hijos”, agregó.

“Se trata de quiénes somos como pueblo, y quién queremos ser”, indicó Obama, quien dejó la Casa Blanca en enero de este año después de alcanzar la Presidencia en 2009.

FB, APPLE Y GOOGLE CRITICAN FIN DE DACA

Gigantes tecnológicos de Silicon Valley como Facebook, Apple, Google o Microsoft lamentaron y criticaron hoy la decisión del Gobierno estadounidense, presidido por Donald Trump, de finalizar el programa migratorio DACA.

Numerosas voces del mundo de los negocios y la tecnología ya habían pedido la semana pasada, a través de una carta conjunta, que no se deportara a estos jóvenes, por lo que tras conocerse hoy la decisión final de Trump al respecto se sucedieron en las redes sociales los mensajes de lamento y crítica a esta medida.

“Es un día triste para nuestro país. La decisión de terminar con DACA no solo es equivocada. Es particularmente cruel ofrecer ‘el sueño americano’ a gente joven, animarles a salir de las sombras y confiar en nuestro Gobierno y, después, castigarles por ello”, escribió hoy el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, en un texto alojado en esta red social.

Aseguró también que estos jóvenes inmigrantes son “amigos” y “vecinos” que han contribuido a mejorar la economía y las comunidades: “He podido conocer a algunos dreamers en los últimos años y siempre me ha impresionado su fuerza y determinación. No merecen vivir con miedo”.

Zuckerberg apostó además por una ley que ofrezca a los dreamers un “camino hacia la ciudadanía”.

“Estoy profundamente consternado de que 800.000 estadounidenses, incluyendo más de 250 de nuestros compañeros en Apple, se puedan encontrar pronto expulsados del único país al que ellos han llamado hogar”, dijo el consejero delegado de Apple, Tim Cook, en una carta enviada a sus trabajadores.

“Son llamados dreamers y, más allá de dónde nacieron, merecen nuestro respeto como iguales”, añadió.

Cook aseguró que Apple trabajará con los legisladores para conseguir una “protección permanente” para los afectados por el fin del DACA, mientras que en clave interna ofrecerá asesoramiento a los dreamers que trabajan en la compañía.

“Pese a este revés para nuestra nación, estoy seguro de que los valores estadounidenses prevalecerán y de que continuaremos con nuestra tradición de dar la bienvenida a inmigrantes de todas las naciones”, dijo.

“Los dreamers son nuestros vecinos, nuestros amigos y nuestros compañeros. Este es su hogar. El Congreso necesita actuar ahora para defender el DACA”, dijo el consejero delegado de Google, Sundar Pichai, en un mensaje en Twitter acompañado por la etiqueta “con los ‘dreamers’”.

Por su parte, el presidente de Microsoft, Brad Smith, dijo en un escrito en su blog corporativo que están “profundamente decepcionados” por el fin de este programa migratorio y aseguró que una legislación que proteja a los ‘soñadores’ es ahora “un imperativo económico y una necesidad humanitaria”.

En este sentido, defendió que el Congreso aborde la protección de estas 800.000 personas antes que la reforma fiscal, que figura como uno de los grandes debates legislativos del calendario para otoño.

“Contamos con el Congreso para actuar moralmente y en el mejor interés de la economía estadounidense mediante la legislación de protecciones para el DACA sin demora”, apuntó, por su parte, el consejero delegado de eBay, Devin Wenig.

Otras empresas tecnológicas como IBM así como compañías de otros sectores económicos como Wells Fargo o JP Morgan también mostraron su rechazo a la medida adoptada por la Administración Trump.

Con información de Sin Embargo