El uso de esa herramienta llamada “caja china” como elemento distractor dirigido a la sociedad es muy común del gobierno federal. Eventualmente lo vimos en Veracruz durante el gobierno de Fidel Herrera Beltrán (un político inteligente) pero, hoy, con el panista Miguel Ángel Yunes Linares nos recetamos cuando menos una cada semana por lo que notamos que el recurso se ha desgastado tanto que ya se asemejan mucho a cajas chinas que vende el señor Ricardo Ahued en sus negocios: corrientes, de pésima calidad, desechables en muy corto tiempo, aunque baratitas. La última de la semana que termina es la de la señora Domiga Xóchilt Tress, a quien el yunismo, a través de la Fiscalía General del Estado, le inventó el delito de “amante del gobernador” y con eso la detuvo, la encerró y la sometió a proceso. De momento, el morbo ciudadano se alimentó abundantemente de este bochornoso y ridículo espectáculo, pero pronto lo desechó por corrientito. ¿Qué trató de ocultar el gobierno detrás de esta deleznable acción?: la entrega anticipada de las concesiones de dos autopistas que le permitirán al gobernador Yunes Linares disponer de recursos frescos de inmediato, una bursatilización del pago de peaje de las carreteras veracruzanas igualito a los que hizo Fidel Herrera Beltrán en “la plenitud del pinche poder”. Por otro lado, Yunes Linares trató de distraer la atención hacia una pareja sentimental del gordo Duarte para alejar los reflectores de la señora Karime Macías de Duarte, con quien Yunes Linares debe tener un acuerdo… Y, en fin, que por gastado, el recurso de las cajas chinas ha dejado de tener el efecto de antes, hoy son auténticos recordatorios maternales para los veracruzanos sumidos en la violencia, la miseria y la injusticia.