Los monumentos megalíticos como Stonehenge fueron usados en misteriosas ceremonias celebradas por las noches, asegura Andy Jones, miembro de la Unidad Arqueológica de Cornwall, Reino Unido, informa The Telegraph.

El experto llegó a esta conclusión cuando estudiaba el conjunto megalítico de Hendraburnick Quoit, ubicado en el condado de Cornwall, y se vio por casualidad que bajo la luz de la luna se distinguían diez veces más dibujos en la superficie de la estructura. Asimismo, halló varias piezas pequeñas de cuarzo dispuestas “deliberadamente” alrededor del monumento para que produjeran resplandores en la oscuridad o bajo la luz de una hoguera.

Según Jones, es posible que el sitio fuera usado durante la noche y “probablemente otros lugares megalíticos también”, en referencia al famoso Stonehenge que —recuerda— “también tiene dibujos” que se ven mejor con poca iluminación.

El arqueólogo asegura que halló las piezas de cuarzo en el transcurso de una investigación cuando ya había anochecido y uno de sus colegas usó el ‘flash’ de su cámara fotográfica.

Con información de RT