Dormir bien por las noches es uno de los ingredientes imprescindibles en cualquier receta de bienestar. Es algo que todo el mundo tiene claro; y sin embargo, conseguirlo no es sencillo. Algunos tienen problemas para descansar por estrés, por exceso de tensión en el terreno profesional o por falta de estabilidad en sus horarios de sueño. Pero también hay quien sufre lo indecible para dormir a pierna suelta y se declara incapaz de identificar los motivos. Sencillamente, se acuestan agotados y se levantan prácticamente igual.

El blog Science Daily publica las conclusiones más destacadas de un interesante estudio realizado por Northwestern Medicine y Rush University Medical Center. Esta investigación se propuso abordar la cuestión de la calidad del descanso desde un ángulo nunca antes utilizado. Se trabajó con 823 adultos, todos ellos de más de 60 años de edad. No fue una elección casual: es sabido que los problemas para dormir incrementan considerablemente su frecuencia a medida que envejecemos.

A los participantes en el estudio se les interrogó no sólo sobre sus hábitos de sueño, sino también sobre sus vidas en general. De esa manera se pudo descubrir que los adultos que tienen un propósito en su vida, un motivo para levantarse de la cama cada mañana, descansan mejor por las noches. No sólo eso: también tienen muchas menos posibilidades de padecer apnea del sueño o la enfermedad de Willis-Ekbom, popularmente conocida como síndrome de piernas inquietas.

Los responsables del trabajo están convencidos de que todo esto es aplicable también a personas más jóvenes que las que formaron parte de su investigación. «Ayudar a las personas a cultivar propósitos para sus vidas puede ser una estrategia válida para mejorar la calidad del sueño», explica Jason Ong, profesor asociado de neurología en la Northwestern University Feinberg School of Medicine, «a través de terapias podemos cultivar y mejorar la consecución de propósitos vitales».

El estudio sirve para arrojar un poco más de luz sobre el sueño, en gran medida todavía un desconocido para la ciencia. En esta sección ya hemos hablado de la curiosa explicación detrás de los espasmos que sufres al dormirte; y también compartimos la demostración científica de que las siestas te hacen más feliz. Además, te explicamos con detalle la importante razón por la que deberías dejar de usar tu móvil en la cama. Todo sea por dormir bien, una apuesta segura para ganar en calidad de vida.