Chocamán, Ver.- Las altas temperaturas registradas los últimos días en la región montañosa central, provocaron que el nivel de capacidad del manantial se redujera drásticamente, ocasionando la falta de agua en al menos 80 por ciento del municipio.

Desde la semana pasada, unas diez mil familias carecen de agua potable y pese a los reclamos de los ciudadanos, el alcalde Alejandro Rojas Ramírez, se niega a aplicar un plan emergente para atender la situación.

La falta del vital líquido en las tuberías afecta principalmente a San José Neria, Xonotzintla, la avenida Hidalgo, calle Morenos, la colonia Analco, Rosa Mística, colonia Cardenista, Tetla, entre otras.

“No tenemos agua ni para bañarnos, hay veces que sólo la ponen un día a la semana, sólo por unas horas. Ya fuimos hablar con el alcalde, pero nos está ignorando”, subraya una mujer de la colonia Rosa Mística.

Los pobladores denunciaron que la persona encargada de abrir las válvulas lo hace sin previo aviso y eso perjudica a las familias, pues muchos no se enteran cuando les cae agua y no alcanzan a almacenar el vital líquido.

Escudándose en la veda electoral, el presidente municipal se ha negado a fijar una postura al respecto, aunque a través de su página de Facebook prácticamente responsabilizó a la misma ciudadanía del problema, escudándose en que es por falta de contribuciones que no se puede dar un buen servicio.

Además, el principal manantial que distribuye agua potable a este municipio ha reducido su capacidad hasta un 80 por ciento, lo que ha complicado aún más la distribución del vital líquido.

Por lo mientras, las familias han tenido que adquirir garrafones de agua para poder atender sus principales necesidades, aunque admiten esto significa un gasto extra.

Miguel Ángel Contreras Mauss/Avc