La empresa brasileña Odebrecht pidió a la Procuraduría General de la República (PGR) un acuerdo de reparación económica a cambio de información sobre los presuntos sobornos millonarios a funcionarios de Pemex.

Carlos Requena, representante legal Odebrecht en México informó que la transnacional solicitó no utilizar contra sus empleados los datos que revelen y, además, respetar la inmunidad que tienen ante la justicia de Brasil y Estados Unidos.

“Lo que se está pidiendo es el acuerdo reparatorio en favor de la persona jurídica Odebrecht México, porque las personas físicas tienen ya un procedimiento penal y administrativo y civil en Brasil y Estados Unidos, donde ya han llegado a un acuerdo conciliatorio”, dijo Requena.

“Son los que han estado declarando, cuya declaración o relato debe estar bajo la reserva en las investigaciones penales y administrativas, pero respetándoles a ellos su derecho a la no autoincriminación y, sobre todo, respetándoles la inmunidad, en virtud de tener ya procedimientos legales en Brasil”, añadió.

Requena aseguró que la PGR tiene conocimiento de cuántas personas de Odebrecht México tienen un procedimiento en Brasil y dijo que “esas personas están bajo el amparo del derecho a la no autoincriminación, el derecho a no ser juzgadas dos veces por los mismos hechos, al derecho de mantener la reserva en sus declaraciones y al derecho de inmunidad mientras mantengan un espíritu de colaboración en favor, en este caso, de las investigaciones en Brasil; seguramente, también en un futuro próximo en México.

El representante legal de Odebrecht, dijo que, de concretarse el pacto con la PGR, los acusados penalmente sólo serían los funcionarios y ex servidores públicos y rechazó que haya impunidad al no imputar a los empleados de la empresa.

“La respuesta es que no puede ser entendido ni interpretado como favorecimiento de impunidad, sino todo lo contrario”.

Cabe recordar que Marcelo Odebrecht, dueño de la empresa brasileña, fue condenado a 19 años de cárcel por corrupción.

Políticos como Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz y preso en Guatemala por corrupción y desvío de recursos, tenía tratos con la empresa que pretendía construir una hidroeléctrica en la zona centro del Estado y misma que durante su administración obtuvo la concesión del servicio de agua potable junto con el denominado grupo MAS, del cual abundan quejas por el pésimo servicio que ofrece en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río.

Con información de Reforma