En el municipio de Playa Vicente apareció ayer un tráiler de la Secretaría de Salud con los logotipos de la dependencia y otras identificaciones, medio tapadas. En ese enorme autobús se transportaron toneladas de propaganda a favor del candidato del PAN a la presidencia municipal, Gabriel Antonio Álvarez López. Los encargados del transporte eran esperados por operadores políticos de Acción Nacional, quienes fueron llamando a los habitantes para que treparan al tráiler, les entregaran los accesorios de propaganda electoral y descendieran. Así como este ejemplo, abundan por toda la geografía veracruzana, otros casos de transportes oficiales que están siendo utilizados por el Partido Acción Nacional para llevar a los municipios donde tienen candidatos, propaganda para comprar el voto ciudadano del 4 de junio. Es a todas luces una elección de Estado peor que las que hicieron los priistas cuando estuvieron en el poder, con un mayor alarde de cinismo, con cargamentos que ofenden la miseria de los veracruzanos y con el apoyo del panismo en el gobierno. No sabemos qué espera el OPLE para actuar, porque denuncias en contra del panismo abusivo y gandalla ya las han hecho los candidatos de otros partidos afectados. ¿Tendrán miedo los consejeros del OPLE de ser víctimas de la ira del mandatario por aplicar castigos a los delincuentes electorales del PAN?… Al parecer, sí, lo malo es que nuevamente se pone en juego la validez de un proceso electoral que debiera ser limpio.