Después de escuchar los audios que circulan en las redes sociales sobre las conversaciones de la diputada Octavia Ortega Arteaga, “Tava”,  quien el 8 de enero de 2015  fue electa Presidenta de la Mesa Directiva del Congreso de Veracruz, confirmamos la percepción que teníamos sobre esta profesora panuquense metida en la política gracias a Javier Duarte de Ochoa, quien la eligió para formar parte de la pandilla de delincuentes que integraron la LXIII Legislatura del Estado, cuyos integrantes llevan sobre sus hombros la responsabilidad de haber aprobado todo lo que Duarte les mandó para legitimar el saqueo a las arcas de Veracruz. Tava Ortega es una mujer corriente, vulgar, a quien no le importó ventilar por teléfono los enjuagues que se hacían en el anterior Congreso para comprar la conciencia y la dignidad de los diputados locales de los partidos de oposición al PRI. Pero tampoco le importa ahora usar el teléfono para insultar, con palabras de carretonero, al dirigente estatal del PRI y al Senador de la República José Yunes Zorrilla, a quienes debería respetar pues son los que tienen bajo su responsabilidad la conducción de su partido, del partido que tanto le dio a ganar a Tava y del que se hizo millonaria. Eso de calificarlos como pendejos y huevos tibios es propio de una suripanta… bueno, a ese nivel llegaron los duartistas.