Washington. El director del FBI, James Comey, confirmó hoy durante una audiencia en el Congreso que la Policía Federal estadunidense que está realizando investigaciones relacionadas con una eventual influencia de Rusia en la campaña electoral de 2016 y la victoria del candidato presidencial republicano Donald Trump.

Los directores del FBI y de la Agencia de Seguridad Nacional rompieron públicamente su silencio en torno a los posibles vínculos entre Rusia y la campaña electoral de Trump, en una inusual audiencia abierta de la Comisión de Inteligencia del Congreso.

Los representantes Devin Nunes, presidente de la Comisión permanente de Inteligencia, y Adam Schiff, el demócrata de más alto rango en el panel, convocaron al director del FBI James Comey y al director de la NSA Mike Rogers para testificar como parte de la investigación de las acusaciones de que Rusia intervino en la elección en Estados Unidos.

Otras comisiones del Congreso también están investigando el asunto, aunque mayormente de forma cerrada. Ante la expectación en torno a la posible influencia de Moscú en la elección presidencial del 2016 en favor de Trump, los legisladores dijeron que el resultado de la investigación se hará público, tanto como sea posible.

Rusia ha negado reiteradamente cualquier intento por influenciar la elección.

Trump destituyó a su primer asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, el mes pasado después de que no informó que había tenido contactos con el embajador ruso antes de que Trump asumiera el 20 de enero.

El fiscal general Jeff Sessions, un ex senador, se inhabilitó de investigar el asunto después de que se reveló que no respondió de manera precisa cuando fue consultado durante su audiencia de confirmación acerca de sus contactos con funcionarios rusos durante la elección.

Con información de La Jornada