Según los primeros resultados que se conocen del estudio multicéntrico PREDIMED-PLUS, hacer más ejercicio y menos vida sedentaria es clave para la salud. Se trata de dedicar más tiempo al día a actividades físicas o deportivas de intensidad moderada-alta y menos a la vida sedentaria. Por ejemplo, cambiar una hora dedicada a ver la televisión por caminar una hora a buen ritmo reduce los factores de riesgo cardiometabólicos que causan obesidad, diabetes y algunos componentes del síndrome metabólico.

El proyecto PREDIMED-PLUS, que se inició en España en octubre de 2013, es un ensayo clínico de 8 años de duración y llevado a cabo en varios centros, que se basa en derivar la nutrición hacia una dieta mediterránea hipocalórica y a la vez promover la actividad física para la prevención primaria cardiovascular.
Previos estudios con adultos sanos y personas con diabetes ya habían probado que la actividad física de intensidad moderada-alta y el sedentarismo habitual influyen notablemente sobre la salud cardiometabólica. Sin embargo, no se había llevado a cabo una investigación exhaustiva con adultos de edad avanzada y alto riesgo cardiovascular, población típicamente sedentaria y físicamente inactiva, con un alto riesgo de desarrollar enfermedades crónicas. Ahora, la Unidad de Nutrición Humana de la Universidad Rovira i Virgili, conjuntamente con el resto de los 22 centros españoles que conforman el proyecto PREDIMED-PLUS, han abordado este problema a base de evaluar distintos tipos de actividad física y conductas sedentarias como ver la televisión en una población de 5.576 hombres y mujeres con alto riesgo cardiovascular. Además, han medido el efecto de sustituir el tiempo de televisión por el mismo tiempo dedicado a diferentes intensidades de actividad física.

Los resultados más destacables, publicados en PLoS ONE, demuestran que practicar una hora más al día un ejercicio físico de intensidad moderada-alta –como andar rápido, subir escaleras, hacer trabajo en el campo o practicar algún deporte– se asocia a una protección de entre un 3-6% frente a la obesidad, diabetes, obesidad abdominal y colesterol HDL-bajo. Por el contrario, ver una hora más al día la televisión se relaciona con una mayor presencia de esos factores cardiometabólicos.

Además, cambiar una hora diaria de televisión por una hora de actividad física moderada-alta se asocia a una protección de estos factores de riesgo cardiometabólicos incluso mayor (3-9%) que la observada al evaluar cada actividad por separado. El estudio demuestra la importancia de crear estrategias de salud pública para prevenir enfermedades cardiometabólicas en sujetos de más de 55-60 años a base de practicar actividades físicas de intensidad moderada-alta, evitar actividades sedentarias y cambiar la vida sedentaria por la actividad. Los resultados finales del estudio del consorcio PREDIMED-PLUS se esperan tener para el año 2020.

Con información de Muy Interesante