Un grupo de científicos ha identificado mutaciones genéticas que pueden determinar el grado de agresividad y capacidad de propagación del cáncer de próstata, según un artículo publicado este lunes en Nature Communications.

La detección de estos marcadores puede llevar al descubrimiento de subtipos de cáncer, lo que a su vez podría ser útil para diseñar tratamientos específicos para cada caso, señala el equipo, dirigido por Robert Bristow, de la Universidad de Ontario (Canadá).

Bristow y sus colegas estudiaron doscientas secuenciaciones de genomas completos de tumores de cáncer de próstata “no indolentes localizados”, indica el estudio.

El análisis reveló diferencias en los perfiles de mutación entre el cáncer de próstata localizado de riesgo intermedio y el cáncer de próstata avanzado y metastásico.

“Estas diferencias pueden proporcionar la base para seleccionar la línea apropiada de tratamiento en diferentes casos”, apuntan los investigadores, que subrayan, no obstante, que se necesitarán estudios adicionales.

Mayor agresividad de los tumores

En otra investigación dirigida también por Bristow, los expertos analizaron los factores determinantes de la agresividad en un tipo de cáncer de próstata definido por mutaciones del gen BRCA2 (que suele relacionarse con el cáncer de mama).

Al analizar el genoma de los tumores de catorce pacientes con cáncer de próstata BRCA-2 mutante, hallaron alteraciones en unos genes que en estudios previos habían sido asociados con la metástasis.

Los investigadores creen que estas alteraciones pueden estar asociadas a una mayor agresividad de los tumores.

Los autores afirman que sus hallazgos demuestran la base genética de la naturaleza agresiva del cáncer de próstata BCRA2-mutante y, en consecuencia, recomendarían tratamientos iniciales más fuertes.

El cáncer de próstata es uno de los más comunes entre los hombres y en torno a un 30 por ciento de los pacientes diagnosticados tiende a sufrir una recaída después del tratamiento

Fuente: abc.es/ciencia