En vísperas de que inicie el proceso electoral para renovar alcaldías, el presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, aceptó la renuncia con carácter de irrevocable del dirigente veracruzano Amadeo Flores Espinosa, por lo que se espera que en los siguientes días se dé el relevo en el Comité Directivo Estatal.

“Hace unos días le presenté mi renuncia al presidente con carácter de irrevocable… soy una gente que trabaja, que vengo de una formación política de hace muchos años, sé servirle a la sociedad, he estado en muchos sexenios trabajando, nadie nos puede decir que hemos actuado de mala manera”, dijo en exclusiva para Polaca a la Veracruzana.

Se acabó, en la política siempre hay que manejar los tiempos

La gota que derramó fueron los fidelistas que hicieron presión al líder nacional, personajes como el gobernador José Murat que estuvo presente el pasado 6 de enero en aniversario de la Ley Agraria en Veracruz, de Erick Lagos, Édgar Díaz o Marlon Ramírez.

“Nosotros no podemos estar ahí, estamos luchando por que el partido busque gente seria, y vienen personas que ya todos conocemos, y los veracruzanos no podemos permitir eso, por lo menos yo no”.

Señaló enfático que él llegó a la dirigencia estatal por instrucciones del Comité Ejecutivo Nacional y no por el exgobernador Javier Duarte, nunca quise “empoderar en el partido”.

Dijo que habló con Héctor Yunes , a quien le confesó que una vez perdida la elección, tenía que renunciar, “pero no te vayas como las chachas”, le contestó con el senador y excandidato a la gubernatura.

Amadeo Flores señaló que fue ratificado para enfrentar el proceso electoral para alcaldías, pero “los grupos empezaron a moverse”.

Señaló que es tiempo de buscar nuevos cuadros, no importa si es joven; señaló que son muchos los grupos que quieren participar en la renovación, “pero lo que no podemos permitir es que se lastime al partido”.

Afirmó que esta misma semana se definirá quien lo suceda, ya que los tiempos electorales ya corren.

Era insoportable lo que se hizo con el gobierno, por eso perdimos

“Una vez que se perdió todo mundo se fue a un rincón a maldecir, lo que hicimos nosotros fue ponernos a trabajar, nos reunimos con todos, excepto con dos que no fueron… Perdimos porque era insoportable lo que se estaba haciendo en el gobierno durante mucho tiempo, ya no podemos decidir al arbitrio… que los candidatos no los impongan, hay muchos que quieren participar”.

El aún dirigente priista exhortó a los priistas a estar unidos, que en cada municipio se decidan a los candidatos, “que no los pongan los constructores, que ya no se decida desde Xalapa, hay mucha gente que quiere participar, el partido está vivo”.

No puedo estar en un partido donde cada decisión sea recurrida por los grupos “que están hablando… y no me quiero meter con nombres, todos los días salen en las columnas y en las redes sociales”.