Después de las seis de la tarde de este jueves 29 de diciembre, una instrucción del Oficial Mayor de la Secretaría de Educación (SEV), Abel Ignacio Cuevas Melo, cayó como la hoja de una guillotina para decenas de trabajadores que ‘disfrutan’ de sus vacaciones. A partir del próximo lunes 2 de enero, todos los trabajadores por contratos de prestación de servicios y por compensación, o por combinación de ambas modalidades, tendrán vacaciones permanentes, ya no tendrán chamba, y la imposible renovación de sus contratos y compensaciones estará sujeta a: disponibilidad de cargas de trabajo, disposición presupuestal y financiera, y necesidades del servicio. Incluso, aquellos que tengan plaza y, adicionalmente, tengan contrato de servicios y/o compensación, solo se quedarán con su plaza. Cuando regresen los trabajadores sin plaza, ni siquiera podrán checar entrada, porque no estarán sus tarjetas. La medida drástica afectará a decenas de empleados de oficinas centrales de la SEV, quienes comenzarán 2017 con un panorama sombrío y desolador, en un Veracruz sin oportunidades. Algo en que no cayeron en cuenta los nuevos funcionarios es que justamente los trabajadores por contrato o compensación son los que sacan la chamba, por lo que tendrán que jalarle las orejas a los de plaza. Y es que, a como dé lugar, se busca desaparecer el déficit anual de 20 mil millones de pesos que arrastra el gobierno veracruzano.