La empresa brasileña Odebrecht, que pagó millonarios sobornos al gobernador Javier Duarte de Ochoa a cambio de hacer negocios con los recursos naturales del estado, tenía luz verde de la Presidencia de la República para actuar en Veracruz. Según el portal Animal Político, en octubre de 2013, Enrique Peña Nieto se reunió en privado con el entonces presidente de la empresa brasileña, Marcelo Odebrecht, y ese mismo mes la firma aceptó pagar un soborno a un alto funcionario en México para obtener un proyecto gubernamental. El mandatario mexicano tuvo una reunión privada el 1 de octubre de 2013 con el empresario que en Brasil ha sido condenado a 19 años de prisión por diversos actos de corrupción. Odebrecht, empresa que dirigía, está acusada de cometer actos de corrupción en al menos 12 países, de acuerdo con un juicio que se le sigue en Estados Unidos. Es por esta y otras razones que el gobierno de Enrique Peña sigue protegiendo al delincuente Javier Duarte de Ochoa, porque han sido socios de la corrupción.