Más de dos millones de hectáreas fueron afectadas este año por la sequía en el norte del país. Mientras que en el sur llegaron las lluvias y además la temporada de huracanes. El Sistema de Protección Civil envía boletines informativos para tomar precauciones e informar oportunamente sobre la influencia de estos meteoros en el Golfo de México, Pacifico y Caribe Mexicano. Sabemos mucho sobre las afectaciones de los huracanes, ya que dejan a su paso inundaciones, pérdida de cultivos, obstrucción de caminos, deslaves, cientos o miles de damnificados y pérdidas económicas millonarias. Sin embargo, poco se sabe de la importancia que tienen este tipo de fenómenos naturales para el clima y la vida silvestre.

 Los huracanes son como los aires acondicionados para la atmosfera terrestre, estabilizan la temperatura desde el ecuador hasta los polos (sur y norte) convirtiéndose en reguladores naturales del clima. El movimiento de masas de aire caliente forman vientos que disminuyen la temperatura en los trópicos, de no suceder esto, la vida sería muy difícil en esta región. Además, los huracanes son una fuente importante de agua dulce para los continentes, gracias a las lluvias que los acompañan.

Dicho de manera simple, los huracanes se originan en mar abierto de la zona ecuatorial, se alimentan de calor y baja presión atmosférica, es decir aguas muy cálidas liberan vapor en zonas donde el aire ejerce muy poca presión sobre la tierra.La combinación de estos dos elementos genera movimiento de las masas de aire caliente (mucho vapor) hacia la atmosfera, entonces se forman corrientes ascendentes de viento que giran al contrario de las manecillas del reloj, la forma giratoria hace que se le denomine también ciclón.

En su forma inicial son llamados depresiones tropicales y al aumentar la fuerza de los vientosse convierten en huracanes de diferentes categorías. Según la clasificación Saffir-Simpson van desde la categoría 1 con vientos aproximados de 63 km/h, hasta la categoría 5 que es la mas fuerte, con vientos hasta de 300 km/h. De esta forma llegan hasta el continente en forma de lluvias y tormentas. La llegada de estas grandes cantidades de lluvia y humedad,influye de manera importante en el desarrollo de la vegetación existente en las costas y tierra adentro yaportan agua para los cultivos de temporal y los mantos freáticos (es decir el agua subterránea).

¿Los huracanes pueden ser buenos y malos a la vez? A pesar de su importancia en la regulación del clima y aporte de agua, los huracanes son considerados desde el punto de vista humano como fenómenos negativos y se catalogan como “desastres naturales”. En la historia de los huracanes, los más terribles y que permanecen en la memoria histórica han sido aquellos que han impactado poblaciones humanas y han dejado perdidas humanas y económicas considerables, como el Huracán Gilberto en 1988 (Quintana Roo, México) y Catrina en 2005 (Nueva Orleans, Estados Unidos); mientras que otros huracanes, incluso igual de intensos, como el Huracán Dean en 2007 (Quintana Roo) no se le dio la misma importancia en los registros oficiales debido a que no afectó directamente grandes ciudades o zonas turísticas.

El beneficio e importancia para nuestro clima y para otros seres vivos pocas veces se menciona. Las selvas y los bosques dependen de la humedad ambiental y agua de lluvia para la producción de hojas, flores y frutos. Los animales silvestres, principalmente aquellos que comen plantas (herbívoros), se ven en serios problemas de alimentación si se prolongan las sequías. Por lo tanto, el aspecto nocivo de un huracán dependerá de la perspectiva que usemos; si bien no podemos menospreciar el impacto y afectación local, no debemos perder de vista sus beneficios a otras escalas.

Con información de La Jornada en la Ciencia/Pablo Jesús Ramírez Barajas/INECOL