Por Fernando Anguiano

En junio de 2015, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que cualquier ley que prohíba el matrimonio entre personas del mismo sexo es inconstitucional. Apenas la semana pasada, el presidente Peña Nieto propuso incorporar el criterio de la Suprema Corte de reconocer como un derecho el matrimonio igualitario, sin importar la orientación sexual y sin discriminación. De esta forma será posible este trámite en todos los estados del país.

A pesar de que el número de matrimonios tiende a la baja y el de divorcios va en aumento en los estados en los que es permitido el matrimonio igualitario, el pasado martes 17 de mayo se estableció a nivel nacional el “matrimonio sin discriminación” lo cual indica que en toda la República Mexicana es legal.

Sin embargo, la decisión de Peña Nieto no trajo nada nuevo. El matrimonio entre personas del mismo sexo en México se puede realizar en todas las entidades federativas que integran el país, esto tras la resolución de jurisprudencia 43 2015 de la SCJN, emitida el 12 de junio de 2015, en la cual obliga a todos los jueces a seguir este criterio favorable en todos los amparos que se interpongan, en cualquier parte del país, y en donde aún no están legalizados este tipo de matrimonios.

Las personas del mismo sexo podrán casarse.
Las personas del mismo sexo podrán casarse.

Hasta hoy, cada entidad federativa posee un código civil en el que se reglamenta la institución del matrimonio. Sólo los códigos de Quintana Roo, Coahuila y la Ciudad de México, cuentan con condiciones para el reconocimiento de los matrimonios entre personas del mismo sexo, es decir, en estas entidades federativas es por vía legislativa, lo que vuelve más sencillo este tipo de uniones.

El tema ha polarizado la opinión de los mexicanos, no sólo por su ideología personal sino por la abierta oposición de la Iglesia Católica.

Un estudio conducido por la Universidad de Vanderbilt en el año 2010, concluyó que sólo 37,8% de los mexicanos apoyaban el matrimonio entre personas del mismo sexo. Por su parte, un estudio hecho por el Pew Research Global Attitudes Project concluyó que el 61% de los mexicanos están de acuerdo con que la homosexualidad debería ser aceptada por la sociedad.

En otro estudio conducido por Parametría en julio de 2013, concluyó que el 52% de los mexicanos está a favor de que las personas LGBT puedan contraer matrimonio y donde sólo el 23% está de acuerdo con que puedan adoptar niños.

Daños a la salud física, psicológica y espiritual: Iglesia

A pesar de que el Papa Francisco ha mostrado una histórica apertura con una Iglesia que reconoce a divorciados y homosexuales, porque “los católicos imperfectos no pueden ser condenados para siempre”, la iglesia católica mexicana se resiste al avance de estas disposiciones legales.

La Arquidiócesis Primada de México rechazó la agenda nacional e internacional del gobierno federal sobre parejas del mismo sexo, al criticar la iniciativa presidencial a favor del reconocimiento constitucional del matrimonio gay; también la instrucción para que el tema sea tocado en las aulas del país, y que, como Estado, México promueva “falsos derechos” en foros sobre género impulsados por la ONU

“No es posible que el gobierno de la República ponga como prioridad legislar sobre falsos derechos, que no se sostienen desde una base antropológica, y que minan los valores sociales y familiares sobre los que tradicionalmente se ha asentado la sociedad mexicana”, reclama.

La Iglesia Católica se opone a las uniones del mismo sexo.
La Iglesia Católica se opone a las uniones del mismo sexo.

La Iglesia católica se opone al matrimonio entre personas del mismo sexo como una madre que “no quiere que su hijito se enferme”, dice la segunda entrega de un especial de la Arquidiócesis de México titulado “¿Por qué la Iglesia se opone al ‘matrimonio gay’?”, cita un artículo del semanario Desde la fe.

A través de su publicación, la Iglesia mexicana hace una comparación entre una madre que le da consejos a sus hijos pequeños que van a la escuela, y afirma que aunque “no odia” a los homosexuales, advierte de sus consecuencias. “La Iglesia se opone porque no quiere que nadie sufra los daños que este tipo de unión suele provocar: daños a la salud física, psicológica y espiritual”, dice la editorial en Desde la fe.

“Es un grave problema de salud pública porque la mayoría de los homosexuales reconoce tener adicción al sexo, e inclinación hacia un estilo de vida promiscuo”, dice la Arquidiócesis de México.

El texto describe por qué, a consideración de la Iglesia, el cuerpo de hombres y mujeres “no está diseñado para la relación homosexual”, advierte los riesgos de contagio de enfermedades aun usando condón.

Citando a los Centros para el Control de Enfermedades estadounidense, la editorial ejemplifica que en 2010 el número de contagios de VIH alcanzó 78% en los hombres y 63% en mujeres a consecuencia de las relaciones homosexuales. También dijo que los homosexuales “son los principales propagadores” de enfermedades sexuales.

“Así como sucede cuando el niño al que su mamá hizo recomendaciones, no las sigue y se enferma, que ella no lo rechaza sino lo atiende amorosamente, también la Iglesia Católica dedica su amoroso cuidado maternal a los homosexuales que enferman por tener relaciones sexuales”, dice la Iglesia.

La repuesta de la grey católica no se hizo esperar. Frente a la iniciativa de reconocimiento constitucional a la unión legal entre personas del mismo sexo, que firmó el presidente Enrique Peña Nieto, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) reafirmó que la doctrina de la Iglesia Católica solo avala el matrimonio entre hombre y mujer.

Aseguran que es antinatural la unión entre personas del mismo sexo.
Aseguran que es antinatural la unión entre personas del mismo sexo.

La jerarquía  pidió que junto al proceso legislativo y democrático que conlleva la propuesta del Ejecutivo, “es necesario estudiar a fondo todas las consecuencias que conllevan”, mediante un ejercicio de diálogo que escuche todas las voces a favor o en contra.

En vísperas de las elecciones en 12 estados, Francisco Bolívar señaló “que los propios candidatos tendrán que dar también su postura de lo que dijo el Presidente”, y señaló que el portal Voto Católico será una oportunidad para ello.

Por lo que se refiere a las familias, dijo que se debe  tratar de asegurar un respetuoso acompañamiento, con el fin de que aquellos que manifiestan una orientación sexual distinta puedan contar con la ayuda necesaria para comprender y realizar plenamente la voluntad de Dios en su vida”, señaló en un comunicado.

El órgano colegial de obispos aclaró que su posición insta a que toda persona, independientemente de su orientación sexual, “sea respetada en su dignidad, y tratada con compasión y delicadeza, procurando evitar todo signo de discriminación injusta, y particularmente cualquier forma de agresión y violencia”.

Por su parte, al presentar el portal de internet Voto Católico, la coordinación nacional de Juntos por México, de la Unión Nacional de Movimientos Católicos reiteró su rechazo a la esencia de la iniciativa presidencial.

“Son de sobra conocidos los planteamientos que nuestra fe tiene sobre estos temas. ¿Cómo habremos de enfrentar ante la sociedad?, eso nos lo dirá la estrategia que se diseñe a partir de la presentación de las iniciativas correspondientes. Una vez que conozcamos el documento, sabremos con certeza cuál será nuestro posicionamiento”, dijo Carlos Valles Ayoub, de Juntos por México.

Sólo 1% de parejas se han divorciado

La aprobación de los matrimonios igualitarios ha puesto a debate la estructura de la familia tradicional. Mientras en todo el país, los matrimonios tienden a la baja y el número de divorcios va en crecimiento, las parejas del mismo sexo –al menos en las estadísticas- parecen gozar de una mayor estabilidad.

A seis años de que en la Ciudad de México se aprobaran los matrimonios entre personas del mismo sexo, las estadísticas reflejan que la comunidad  LGBTTI (lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero e intersex) defienden este derecho al tener el menor índice de divorcios.

Las estadísticas del Registro Civil capitalino reflejan que las separaciones entre personas heterosexuales tienen la mayoría de los casos con 15 mil 32 divorcios, mientras que entre parejas de hombres homosexuales es de 94 y de mujeres lesbianas de 99.

Los divorcios entre parejas gay no ha crecido.
Los divorcios entre parejas gay no ha crecido.

El Gobierno del Distrito Federal indicó que el índice de divorcios entre homosexuales es de uno por ciento, el menor en la ciudad, desde 2010 que se modificó el Código Civil local para aceptar los matrimonios entre parejas del mismo sexo. Los matrimonios civiles entre personas del mismo sexo ascienden a cuatro mil 900 casos, de los cuales dos mil 599 fueron hombres homosexuales y dos mil 301 mujeres lesbianas.

Las delegaciones con mayores solicitudes de matrimonio fueron Cuauhtémoc con dos mil 181 enlaces, Benito Juárez con mil 3013, Gustavo A. Madero con 916, Iztapalapa con 851, Miguel Hidalgo con 844 y Coyoacán con 612.

Los índices de edad en el que la mayoría de las parejas decidieron unir sus vidas fueron de 21 a 31 años; 31 a 40 años y 51 a 60 años. En cuanto a la nacionalidad de las parejas, el registro civil informó que únicamente 983 parejas fueron extranjeros y que el resto son mexicanos de la comunidad LGBTTI.

El 4 de marzo de 2010 entró en vigor la reforma a la ley aprobada el 21 de diciembre de 2009 en la Ciudad de México, que permitió modificar el artículo 146 del Código Civil local hacia un lenguaje neutro, en el que definiera el matrimonio, en lugar de la unión libre de un hombre y una mujer, se establezca como la unión libre de dos personas.

En México, 2.5 millones de personas se reconocen LGBT

Un estudio reciente realizado en Estados Unidos por la empresa Gallup encontró que 3.4% de los adultos en ese país se identifican como LGBT (lesbianas, gays, bisexuales o transgéneros), es decir, aproximadamente 9 millones de personas.

En México no ha habido encuestas similares, sin embargo sí hay algunos antecedentes que permiten dar algunos indicios de cuántas personas LGBT hay en el país, se asegura en el artículo “¿De qué tamaño es la población LGBTT en México?”, publicado por el portal homozapping.com.mx.

De acuerdo a la Encuesta de Valores de la Juventud que realizó el Instituto de Ciencias Jurídicas de la UNAM junto con el Instituto Mexicano de la Juventud, en 2012 se encontró que el 3.6% de las y los jóvenes encuestados se reconocen como gays, bisexuales o lesbianas. Dicha encuesta fue representativa de todas las regiones del país.

Por otro lado, según el Censo de Población y Vivienda del INEGI del 2010, en el país hay casi 230 mil hogares compuestos por parejas del mismo sexo. Esto representa casi el 1% del total de hogares en México. Algunos investigadores consideran que esta cifra es muy pequeña si se compara con estudios similares en países como Uruguay o Canadá por lo que es necesario que en próximos censos haya más cautela en las preguntas relacionadas a la población LGBT.

Las personas homosexuales sufren de discriminación.
Las personas homosexuales sufren de discriminación.

Al hablar de número de personas homosexuales, es común que se cite a Alfred Kinsey quien afirmaba que un 10% de la población podría ser bisexual o gay. Sin embargo, los números pueden cambiar si se consideran las experiencias sexuales versus la orientación sexual asumida.

Diferentes estudios muestran cifras muy diversas como en Gran Bretaña donde de acuerdo a la Oficina para Estadísticas Nacionales, el 4% podría ser una persona no heterosexual o en Brasil, donde de acuerdo a una encuesta de la Universidad de Sao Paolo, hasta un 10% de la población que habita en grandes ciudades podría ser LGBT.

Uno de los retos más importantes en este tipo de estudios es que las personas digan la verdad, sobre todo considerando que se trata de un asunto que para muchas personas puede acarrear discriminación si abiertamente señalan su orientación sexual, por lo que en todos los casos, los números podrían ser mayores.

En México hay aproximadamente 79 millones de personas mayores de 15 años, por lo que incluso tomando cifras conservadoras respecto al porcentaje de la población como un 3%, con base a lo expresado anteriormente, estaríamos hablando de que hay por lo menos 2 millones y medio de personas LGBT.

Independientemente de cuán grande o pequeña es la población no heterosexual en México, es importante que los derechos de todas y todos los ciudadanos de México sean respetados y se tenga acceso a espacios de representación social y política. La discriminación y el rechazo a la diversidad sexual siguen siendo grandes problemas en el país, sin embargo, el no saber el tamaño del problema representa una barrera para que se atienda adecuadamente.

Matrimonio gay: fiesta, cárcel y muerte, según cada país

Una veintena son los países que tienen reconocido el matrimonio homosexual, más de la mitad de ellos en Europa. En siete sigue penado con la pena de muerte. En 39 supone la cárcel. Las uniones homosexuales son muy antiguas, pero la generalización de un movimiento organizado con objetivo de buscar un reconocimiento legal surge a fines del siglo XX.

En la actualidad el matrimonio homosexual es legal en Holanda, Bélgica, Canadá, España, Sudáfrica, Noruega, Suecia, Portugal, Islandia, Argentina, Dinamarca, Nueva Zelanda, Uruguay, Francia, Luxemburgo y Brasil. A los que hay que sumar Irlanda que ha reconocido en referéndum el matrimonio homosexual.

En algunos países ya es aceptado el matrimonio gay.
En algunos países ya es aceptado el matrimonio gay.

El debate sobre las uniones entre personas del mismo sexo ha sido una constante en el mundo. La historia, cultura e idiosincrasia ha hecho que las leyes locales tomen diferentes rumbos, destacando los países de Europa como los más proclives a debatir y aceptar esta condición.

Por ejemplo, el matrimonio homosexual es legal en nueve estados de Estados Unidos, Massachusetts, Connecticut, Iowa, Vermont, New Hampshire, Nueva York, Maryland, Washington y Maine, además del distrito de Columbia. En México este tipo de matrimonios es legal en la Ciudad de México, Coahuila y en el estado de Quintana Roo, donde se ubica Cancún.

El Reino Unido tiene muy avanzado el trámite parlamentario para unirse al grupo (la Cámara de los Comunes aprobó el proyecto de ley el 5 de febrero de 2013). Y en Colombia hay un proyecto de ley que en breve se someterá al segundo de cuatro debates en el Senado.

Hay países que permiten uniones civiles de personas del mismo sexo, con derechos similares a los del matrimonio, aunque sin esa denominación, entre ellos, Alemania, Irlanda, Israel o la República Checa. En Estados Unidos los matrimonios homosexuales están prohibidos en una treintena de estados de los EEUU.