Estimados directores de los medios de comunicación.
Cuando Namiko Matzumoto Benitez, fue designada como presidenta de la CEDH, mucho defendió que dentro de sus actividades estaría un programa de construcción de indicadores de impacto para la PROMOCIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS.
Pues bien, al tomar protesta estatutaria, Namiko Matzumoto Benitez, designó como secretario ejecutivo a su hijo predilecto Coronel Gamboa, área que de acuerdo a la normatividad interna tenía la encomienda de la capacitación y difusión de derechos humanos, pues bien, con el nuevo funcionario, dichas actividades fueron transferidas al área de secretaría técnica del consejo consultivo, en franca violación al reglamento interno de la CEDH.
Independientemente de los despidos injustificados que se dieron al interior, y para salvar el pello, tuvo que salir una directora de área a desmentir tales acciones, Namiko Matzumoto Benitez, en total violación al artículo 21 fracción III de la Ley de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, que establece que el Consejo Consultivo de la Comisión tiene entre otras facultades las de Designar, a propuesta del Presidente de la Comisión, al secretario técnico del Consejo; en esa tesitura, nombraron a una funcionaria inexperta en materia de derechos humanos, como puede observarse de la liga: http://cedhvapp2.sytes.net:8080/derechos_humanos/file.php/1/Curriculums2016/CV-Lic._Fernanda-Sria._Tecnica.pdf
Pero más aún, la ilegalidad se dio en virtud que el Congreso del Estado, a más de tres meses de haber puesto a Namiko Matzumoto, no ha designado al consejo consultivo. De ahí que carezca de validez el nombramiento de Fernanda Casas Berthier, quien ni acredita ser abogada, o experta en materia de derechos humanos.
Al respecto, y para ahondar en el tema, derivado de una conciliación, la suscrita Guillermina Prieto Díaz, en representación de mi menor hija, solicité pláticas para la escuela primaria Luis Jimenez de esta ciudad de Xalapa, a efecto de difundir y capacitar en materia de bullying, solicitud realizada por oficio, misma que jamás fue atendida por quien ostenta el cargo de secretaria técnica del consejo consultivo, y toda vez que al darse cuenta del yerro, Fernanda Casas Berthier firma toda documentación como encargada de difusión y capacitación, no obstante que en el organigrama de la CEDH aparece como secretaria Técnica.
Cabe señalar que Fernanda Casas Berthier, nunca dio atención a la solicitud de difusión toda vez que se enfoca en el trabajo que realizan las organizaciones de la sociedad civil, tiene trato despota, incluso al interior de la propia comisión, dicha pseudo servidora crea un ambiente tenso y hostil con el personal, pues es de todos conocidos que se conduce con groserías, gritos, y amenazas de que si ella quiere levanta actas administrativas y en su caso que por decisión propia solicita a administración para que se finiquiten a los trabajadores, aun y cuando no hayan incurrido en faltas al trabajo, todo por sufrir un complejo de personalidad.
De igual manera, muchas escuelas han solicitado pláticas, así como diversas asociaciones públicas, recibiendo nula atención, faltando al compromiso contraído por Namiko Matzumoto, quien permite la ilegalidad de Fernanda Casas Berthier.
De lo anterior, resulta claro que la difusión y capacitación son primordiales para que la sociedad conozca de sus derechos y en caso de una presunta violación interpongan su queja, al respecto, Fernanda Casas Berthier, por decisión propia, y sin atender al programa operativo anual, decidió suspender toda clase de difusión en materia de derechos humanos.
Por lo cual no debemos permitir que se sigan cometiendo más arbitrariedades por parte de esta sesuda servidora pública, quien en el tiempo de Nohemí Quirasco Hernández fue destituida por faltas graves y por los mismos problemas de personalidad. Fernanda Casas Berthier es socióloga, inexperta en materia de derechos humanos
Es por tal razón que solicito la destitución de Fernanda Casas Berthier como secretaria técnica de la CEDH, que el Congreso del Estado tome cartas en el asuntos y que se inicien procedimientos internos por usurpación de funciones, pues en total violación al reglamento interno de la comisión, la secretaría técnica no tiene atribuciones para actividades de capacitación y difusión, las cuales son propias de la secretaría ejecutiva, cargo que ostenta Luis Eduardo Coronel Gamboa, quien se preocupa más por asistir a cursos personales que en ejercer las facultades que le fueron conferidas, de conformidad con lo que dispone el artículo 68 del reglamento interno de la CEDH, aunado a que no cumple con la edad mínima de 25 años.
Por lo que solicito que se difunda y de conocer la ilegalidad en que incurre Namiko Matzumoto así como Fernanda Casas Berthier y Luis Eduardo Coronel Gamboa
Atentamente.
C. Guillermina Prieto Díaz