Por Fernando Anguiano

El reciente accidente en el complejo petroquímico de Pajaritos mostró una vez más el rostro de un Pemex y sus empresas subsidarias: instalaciones vetustas, una administración corrompida y un nulo sistema de seguridad laboral. Cada año, decenas de trabajadores pierden la vida en accidentes de trabajo que poco se conocen, salvo cuando se trata de accidentes imposibles de ocultar.

Apenas este domingo, fueron encontrados otros cuatro cuerpos tras el accidente ocurrido en “Pajaritos”, en Coatzacoalcos, Veracruz, con lo cual el número de personas fallecidas se elevó a 32, según informaron Petróleos Mexicanos (Pemex) y la empresa Mexichem. Por la falta de mantenimiento, los accidentes parecen ser la regla.

Accidentes en plantas de gas, oleoductos, plataformas marinas, refinerías, pipas y hasta en el edificio central han convertido a Pemex en un cementerio para cientos de trabajadores.

Sólo en Pemex Exploración y Producción (PEP), una de las cinco áreas en que está dividida la empresa, se registró un promedio anual de 153 accidentes entre 2007 y 2013, en los que estuvieron involucrados contratistas privados y que dejaron un saldo de 123 trabajadores lesionados por año, de los cuales 21 fallecieron, revelan estadísticas oficiales.

El año anterior resultó ser uno de los más fatídicos en la historia de la paraestatal. Aunque no hay cifras exactas, según recuentos periodísticos y especialistas los accidentes en sus plantas, entre graves y menores, superaron más de 200 tan sólo en 2015, un 36% más que en todo el año previo, cuando se tuvo conocimiento de 149 contingencias.

No hay prevención en la planta.
No hay prevención en la planta.

Analistas han apuntado a la falta de inversiones en mantenimiento, a las deficiencias operativas y a las “ordeñas” de combustible como las principales razones de los accidentes en Pemex. Parte importante de los incidentes son a causa de compañías contratistas, pero no deja  de ser responsabilidad de Pemex su vigilancia y supervisión, coinciden expertos.

Si bien los informes de sustentabilidad de Pemex no indican el número de accidentes, un reporte publicado por el diario La Jornada hace un año, revelaba que de 2007 a 2013 se produjeron mil 77 sólo en el área de exploración y producción (153 por año), que provocaron la muerte de 69 trabajadores y dejaron 907 lesionados. El miércoles pasado murió casi la mitad de esa cifra.

La explosión en la planta petroquímica de Pajaritos en Coatzacoalcos, Veracruz, es uno de los accidentes más grandes de los que se tenga registro en instalaciones de Petróleos Mexicanos. El incidente dejó al menos 32 personas muertas y más de un centenar de heridos.

A pesar de la magnitud de la explosión, este no es el accidente más grande que haya ocurrido en Pemex. Durante las últimas tres décadas, distintas instalaciones de la petrolera mexicana han sido escenario de diversos accidentes que han dejado cientos de muertos y heridos.

De acuerdo con la Asociación Internacional de Productores de Petróleo y Gas Natural (IAOGP, por sus siglas en inglés) el País ocupa el lugar 31 de 79 naciones que reportaron el número de accidentes y fatalidades que derivaron en incapacidades registradas por cada millón de horas hombre trabajadas. El promedio obtenido por México al cierre de 2014 fue de 0.37 incidentes, por arriba de Canadá (0.32), Bolivia (0.26) y Ecuador (0.36).

En el continente americano, México fue rebasado por Venezuela –el tercer país a nivel mundial con el mayor número de accidentes registrados–, que tuvo un promedio de 2.12 por cada millón de horas hombre trabajadas, Brasil (0.84), Colombia (0.78), Perú (0.77), Argentina (0.48) y Estados Unidos (0.44).

Dentro de las principales causas de muertes en el mundo están las personas que se quedan atrapadas en algún lugar, seguido de las explosiones.

Pajaritos, un peligro latente

La zona industrial, ubicada en la región sur de la entidad, se ha convertido en un peligro latente para empleados y los habitantes de los municipios de la periferia.

Este año, han sido constantes los “incidentes” que se presentan en los diversos complejos petroquímicos, sobre todo en la refinería Lázaro Cárdenas de Minatitlán, y Pajaritos, en Coatzacoalcos.

La explosión en la planta de Clorados 3 del Complejo Pajaritos, perteneciente a la empresa PMV Mexichem-Pemex (sociedad entre la empresa Mexichem y Petróleos Mexicanos), en Coatzacoalcos, Veracruz, ocurrida el miércoles pasado, es el mayor incidente de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) desde que en 2013 un estallido en su edificio central en la Ciudad de México provocó 32 fallecidos y 121 lesionados.

Sin embargo, el peor accidente registrado por Pemex en las últimas décadas ocurrió el 19 de noviembre de 1984 cuando estalló un depósito de gas en San Juanico, Estado de México, y provocó medio millar de muertos.

La planta ha sufrido de varios incidentes.
La planta ha sufrido de varios incidentes.

Según datos entregados por el Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI), Pemex registró más de 40 mil incidentes de 2000 a 2010, 5 mil de ellos relacionados con temas de seguridad o robo de combustible en tomas clandestinas.

Un recuento publicado por el diario El Financiero, cita que hace aproximadamente 25 años, en 1991, la misma área del complejo Pajaritos, Clorado 3, sufrió un accidente similar el cual le costó la vida a seis personas a causa de una fuerte explosión como la que el miércoles cimbró la ciudad.

En aquel entonces una fuga de gas en una tubería ocasionó una reacción en cadena que arrasó con oficinas administrativas y una parte de la planta productora de cloruro de vinilo que era propiedad de Petroquímica Mexicana de Vinil, señala el testimonio del diario.

Recientemente, agrega, también en Pajaritos, flamas en el Incinerador 2 dejaron una persona muerta y dos más lesionadas. Ese 25 de febrero del 2015 una cuadrilla de obreros realizaba la reparación de un tanque que tenía residuos químicos que originaron el fuego.

Asimismo el pasado mes de octubre una gran explosión provocó la movilización de los cuerpos de seguridad y rescate, quienes acudieron al complejo de Pajaritos para combatir un incendio en la empresa Cryoinfra; en esa ocasión fue un corto circuito lo que ocasionó el fuego que provocó la evacuación de al menos 15 trabajadores pues el área quemada contenía aceites que al prender fuego podían resultar tóxicos.

La explosión en Pajaritos en Coatzacoalcos, Veracruz, ocurrida hace una semana exactamente no es el único accidente ocurrido en el mismo complejo. Además, en junio del 2015 un tanque de abastecimiento del Complejo Morelos, en Coatzacoalcos explotó en la planta de generación de vapor, Pemex informó que se habían activado los protocolos de emergencia sin dar a conocer los motivos del accidente. Ningún trabajador resultó herido.

Mexichem es la responsable de la planta.
Mexichem es la responsable de la planta.

Asimismo el 23 de febrero del mismo año, en la petroquímica Cangrejera se registró una explosión como consecuencia del estallido de un disco de ruptura de uno de los trenes industriales que transportan poliuretano, de acuerdo a la paraestatal tampoco en esa ocasión se reportaron víctimas.

En un municipio cercano a Coatzacoalcos, Cosoleacaque, en agosto pasado ocurrió una fuga de amoniaco por lo cual de acuerdo a los protocolos de emergencia obligaron a la cuadrilla de rescate a realizar el cierre de válvulas de la sección de carga.

En el 2005 en el ducto entre Cosoleacaque y la zona de Pajaritos, se suscitó también una fuga de amoniaco, en ese entonces se reportaron al menos 10 personas lesionadas.

Cabe resaltar que la zona sur del estado de Veracruz es una de las regiones más importantes del país en materia petrolera, gran parte de su economía gira en torno a los trabajadores de Pemex y de las empresas que trabajan para la paraestatal.

Mexichem, una bomba de tiempo

El índice de accidentes ocurridos en instalaciones de Mexichem durante esta década duplica el registrado en Petróleos Mexicanos (Pemex). Los informes de sustentabilidad más recientes de ambas empresas indican que en Mexichem hubo 1.2 accidentes por millón de horas-hombre trabajadas entre 2011 y 2014, en las 120 instalaciones que tiene en 30 países, entre ellos México. Esto contrasta con el índice de 0.52 de percances que Pemex registró en el mismo periodo.

Por los accidentes Mexichem perdió 24 mil 694 días de trabajo en dicho cuatrienio, es decir, 44.5 veces más respecto a los 554 días perdidos que Pemex reportó por el mismo motivo, según reportó este lunes el diario La Jornada.

Además, con el accidente de Pajaritos, en el que perdieron la vida 32 trabajadores, la empresa de Antonio del Valle quebrantó su récord de cero accidentes fatales que había mantenido durante tres años (2012, 2013 y 2014). Tuvo uno en 2011.

Los familiares de los trabajadores fallecidos exigen justicia.
Los familiares de los trabajadores fallecidos exigen justicia.

También quedó frustrada su meta de lograr cero accidentes fatales, reducir al menos 50 por ciento los incapacitantes para 2016, y bajar 11 por ciento los días perdidos, según había definido en su informe de sustentabilidad 2014, cita el diario. Se proponía conseguirlo con prevención, enfatizando que asegurar una operación sin accidentes es responsabilidad de todos y cada uno de los colaboradores de Mexichem, y manteniendo un sistema de seguridad para el control de riesgos.

A su vez, la subsidiaria Pemex Etileno (antes Pemex Petroquímica), a la que está adscrita Pajaritos, ha registrado el índice de frecuencia de accidentes más alto entre las diferentes divisiones que conforman la petrolera.

En 2014 tuvo un índice de 0.80 accidentes por millón de horas-hombre trabajadas, año del que Pemex presumió una reducción de 33 por ciento en su índice general de accidentes anuales, al llegar a 0.38 por ciento.

Los indicadores de seguridad operacional de Mexichem detallan que ha logrado bajar su índice de accidentes, pues en 2011 registró 1.5 percances por millón de horas-hombre trabajadas; en 2012 fue de 1.3, y en 2013 y 2014 llegó a 1.0. Sobre el último registro la empresa aclaró que no incluyó su planta Vestolit, en Alemania, que compró ese año.

Los accidentes incapacitantes pasaron de 180 a 253, 188 y 205 en los cuatro años. Los días perdidos sumaron 4 mil 697 en 2011; se dispararon a 8 mil 777 durante 2012, bajaron a 5 mil 952 en 2013 y tuvieron otra reducción en 2014 al sumar 5 mil 268 (sin Vestolit).

En cuanto a Pemex, las estadísticas de seguridad presentadas hasta 2014 –según las cinco divisiones que tenía como paraestatal, y no las empresas subsidiarias que se establecieron con la reforma energética– indican que el área de petroquímica concentró 28 por ciento o 155 de los 554 días perdidos por millón de horas-hombre trabajadas en el cuatrienio, como mide el índice de gravedad de los accidentes.

Luego se ubicó Pemex Exploración y Producción, con 132 casos, Refinación con 130, Pemex-Gas con 69, y con 68 el corporativo (una división más y no la suma de todas las áreas).

Costo de accidentes sube 6 veces en un año

La cantidad de accidentes y los montos que representan para las empresas y las aseguradoras podrían sacar a la luz pública un lucrativo negocio que cuesta vida pero deja millones de dólares en ganancias.

Desde que una mortal explosión ocurrida el 1 de abril daño una de sus plataformas en altamar, Pemex ha desconcertado a los analistas de la industria con su evaluación de daños.

La petrolera ha dicho que el desastre en la plataforma Abkatún-Alfa, el más mortal de este año, afectó a cerca de millón y medio de barriles de producción. Pero los reportes de la Secretaría de Energía muestran que la cifra real sería casi tres veces mayor: 4.2 millones de barriles en producción perdida desde el primer día de abril.

Los accidentes le cuestan a Pemex
Los accidentes le cuestan a Pemex

La disparidad levanta preguntas de cómo el único operador petrolero de México mantiene –o no- a los inversionistas informados en cuanto a su negocio en expansión. Esto viene a que Pemex intenta atraer 33 mil millones de dólares en inversiones conjuntas para reforzar su flácida producción después de que México recientemente falló para atraer compradores para los campos offshore que quiere desarrollar.

De hecho, el costo de los accidentes de la petrolera estatal mexicana Pemex se multiplicó casi seis veces en un año, al aumentar de 146 millones de dólares en 2014, a 859 millones de dólares en 2015, de acuerdo con reportes del Grupo Financiero Inbursa.

Las cifras han sido publicadas luego del accidente en la planta petroquímica Pajaritos, en el puerto de Coatzacoalcos, en las costas del Golfo de México, con saldo provisorio de 24 trabajadores muertos y 136 heridos, 13 de ellos en estado grave y 19 hospitalizados con quemaduras en 70 y 80 por ciento del cuerpo.

Los reportes de los seguros contratados por Pemex en sus instalaciones por casi una década, indican que los costos de los accidentes se han multiplicado por más de 30, comparado con el año 2009, cuando la petrolera contrató los seguros con el banco propiedad del magnate Carlos Slim, de acuerdo con datos publicados este viernes por El Financiero.

Pemex cobró por los seguros de daños en sus accidentes solo 27 millones de dólares en 2009; esa cifra que se multiplicó por diez en 2010, cuando los accidentes costaron 277 millones de dólares.

En los años 2011 y 2012, los reclamos de la petrolera a la aseguradora Inbursa bajaron de nuevo: los accidentes costaron 76 y 52 millones de dólares en esos años, respectivamente.

Pero en 2013, Pemex elevó el reclamo de compensaciones por siniestros a 257 millones de dólares, debido a la explosión por fuga de gas en el sótano de una de las dos torres gemelas de la emblemática sede corporativa de Pemex, en la Ciudad de México, que costó 34 millones de dólares, y la explosión de un pozo petrolero en Tabasco que costó 204 millones de dólares.