A LA SECRETARIA DE SALUD, A LA COMUNIDAD DE ENFERMERIA Y AL PÚBLICO EN GENERAL.

P R E S E N T E:

Parte del personal del área de enfermería turno matutino del CENTRO DE ALTA ESPECIALIDAD DEL ESTADO DE VERACRUZ (CAE) hacemos público el acoso laboral del que somos objeto por parte de los jefes inmediatos y sobre todo de la jefatura de enfermería.

 Exhibimos la violación de nuestros derechos humanos y laborales por parte de los jefes inmediatos  encabezados por la L.E JUDITH GUERRERO SANCHEZ, JEFA DE ENFERMERAS, GUADALUPE LARA REZA SUBJEFA, LOS SUPERVISORES  MARCO ALBINO ZARATE  SUAREZ Y CELIA RAMIREZ GALLEGOS,  de quienes exigimos inmediato cambio de actitud y/o cese inmediato.

Las deficiencias de mando o excesos del mismo, por parte de estos  van desde  discriminación  hasta la denigración verbal con envío al psiquiatra a enfermeras bajo su cargo; estas son acciones diarias que pronto estarán interpuestas en manos de las autoridades laborales y judiciales, por parte de afectados en una demanda grupal.

Es inaceptable que se obligue al personal suplente a realizar jornadas, se condicionen estrategias no permitiéndole al personal faltar, trabajar días festivos forzadamente (jornadas de 12 horas), permisos condicionados ( reposiciones y/o económicos) cuando ellos lo creen necesario, disponiendo del tiempo del trabajador como si fueran capataz y nosotros los peones. Tampoco  aceptamos la  no asignación de servicio, laborando en días de descanso, favoritismos           en la asignación de permisos sin goce de sueldo, interinatos, doble plaza una federal con sueldo homologado y otra  estatal con antigüedad, beneficiando principalmente a sus incondicionales, tal es el caso de la supervisora, Celia Ramírez Gallegos y Dora Rendón Pérez, así como también personal de base con contrato estatal cuando estos fueron creados para personal suplente.

Es diaria y constante la impotencia  del Mobbing laboral  al personal de enfermería, pero es peor no poder  brindar atención adecuada y oportuna por falta de insumos e infraestructura adecuada para nuestras funciones (hacinamiento laboral: exposición a enfermedades infecto contagiosas entre el personal y paciente)  y espacio adecuado para proteger la integridad del mismo.

El servicio profesional se ve comprometido en la atención a pacientes, pues las personas que pagan el servicio en salud tienen que soportar su padecimiento y ser testigos de las carencias en recursos materiales que van de unas sanitas para realizar los cinco pasos de lavado de manos,  hasta el amontonamiento de camillas salas de urgencias, áreas de estudios y hasta las  dietas junto a los sépticos por falta de espacios, sin olvidar  la carencia de estudios clínicos por descompostura de aparatos especializados.

A estas  atrocidades cometidas en nuestra  contra  se suma la exclusión de los programas de capacitación y educación continua, la falta de gestión académica  para el personal de enfermería y sus diferentes áreas, dichas injusticias están hechas bajo la responsabilidad de la jefa de enfermeras Judith Guerrero Sánchez,  Dula contreras, Mónica Roiz Vega y María Eugenia Sacramento Mundo.

Hemos caído en la degradación humana demostrando nuestra calidad hospitalaria un deficiente desempeño, sin importarles que esas conductas violen disposiciones legales en materia del trabajo, por ser los representantes directos del patrón gobierno y de su responsabilidad como Servidores Públicos.

La presente queja la formulamos, porque ya no es posible seguir aguantando sus atropellos, despotismos, malos tratos, así como acoso laboral que sufrimos en sus manos, sin importarles que seamos de base, suplentes, de contrato y homologados, acciones que incluso pasan encima de los sindicatos a quienes también amenazan.

Nunca olvidamos que por el solo hecho de ser TRABAJADORES TENEMOS DERECHOS HUMANOS Y LABORALES primero somos personas, pero sobre todo trabajadores y que en la relación laboral que se da entre la institución hospitalaria y jefaturas, debe ser respetada en todo momento en la dignidad las cuales  están regidas por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Ley Federal del Trabajo, las Condiciones Generales de Trabajo o los contratos, pero sobre todo por los Tratados Internacionales que Protegen Derechos Humanos y que no pueden pasarse por alto estos personajes de los cuales hoy nos quejamos, porque vulneran en nuestro perjuicio.

El Secretario de Salud Dr. Fernando Benítez Obeso está consciente de esta situación y tolera lo que llama “ asuntos internos” solo le expresamos lo que establecen las normas en las obligaciones que tienen los Patrones y/o sus representantes como ellos, que en este caso particular  los que pertenecen a enfermería y que deberían abstenerse de dar malos tratos, incurrir en provocaciones, o en actitudes represivas en nuestra contra, pues como trabajadoras y trabajadores podemos señalar que tenemos derecho solo por enunciar algunos a los siguientes:

PRIMERO.- A desempeñar únicamente las funciones propias de nuestra categoría y puesto;

SEGUNDO.- Recibir un trato cordial y respetuoso por parte de los funcionarios de la Entidad Pública y de los jefes;

TERCERO.- Tener derecho a las oportunidades de crecimiento y desarrollo profesional;

CUARTO.- Ser considerados dentro de los programas de capacitación y adiestramiento para seminarios, cursos, talleres etc., sin restricciones o selecciones amañadas;

QUINTO.- Disfrutar de los beneficios que otorgan las Condiciones Generales de Trabajo, seamos o no de base, pues por ley nos corresponden;

SEXTO.- Exigimos el cambio de actitud y/o cese del puesto de la jefa  de enfermeras y sus integrantes, de no ser así aplicaremos nuestro derecho en tomar las medidas  correspondientes que se amparan en las leyes laborales.

De igual modo podríamos mencionar todos los demás fundamentos de derecho, los cuales en caso necesario  accionaremos por la vía del derecho, pero de tratarse de una situación al parecer de carácter personal con algunas enfermeras y enfermeros, debe ser tratada bajo esa circunstancia, pero no debemos de lado que se trata de una relación entre trabajadores y jefes inmediatos como son los que hoy nos quejamos y que fácilmente pueden comprender la naturaleza de su infracción y la responsabilidad en la que incurren como Servidores Públicos representantes de la entidad pública patronal.

 

ATENTEMANTE

Xalapa Veracruz., a 10 de marzo de 2016.