Política de Veracruz

Naranjos, Ver.- “Veracruz requiere dinamizar la economía y fortalecer sus regiones. Tenemos que sacudir al estado”, aseveró el...

Lo Calientito

Los veracruzanos estamos frente a un gobierno fallido. Los alarmantes niveles de violencia que se registran a lo largo y ancho de Veracruz hablan por sí solos del fracaso que ha sido el gobierno del panista Miguel Ángel Yunes Linares, quien se sigue resistiendo al nombramiento de un Comisionado Federal que se encargue del manejo de la seguridad en el estado, sabedor que eso significa aceptar su derrota, admitir que la promesa que hizo a los veracruzanos de terminar en un plazo de seis meses con la inseguridad fue, como lo ha dicho su hijo, para ingenuos. Yunes Linares sigue hablando de la presencia de bandas de la delincuencia organizada en la entidad, que son las que, al pelear por el territorio, se eliminan entre ellos, lo que es una absurda explicación sobre lo que está pasando con el tiradero de cadáveres hechos pedazos y el sinfín de ejecuciones, los secuestros y extorsiones que asolan a los veracruzanos. No se trata de justificar estas escenas de horror diciendo sandeces; si los conocían, porque así lo afirman cuando se refieren a ellos, entonces por qué no los detienen antes de que sigan ensañándose con los ciudadanos y sembrando nuestras calles de cadáveres. En la historia de Veracruz jamás se había registrado un episodio como este de tanta criminalidad; es en el gobierno del panista, en solo un año dos meses, en el que se instauró un clima de violencia tan feroz, síntoma inequívoco de un gobierno fallido. Así, ni para que insista en su monarquía

Desde Miguel Alemán Velasco, los veracruzanos no tenemos un gobernador responsable, comprometido, de tiempo completo, que se encargue de conducir la nave por buen rumbo. Don Miguelito, como le dicen sus cuates, fue un gobernador de lujo; durante el sexenio para el que lo contratamos como Gobernador del Estado se dedicó a viajar por el mundo en compañía de su elegante esposa, la ex Miss Universo, Cristian Magnani, así como de un séquito de holgazanes que se dieron vuelo gastando los recursos públicos. Fidel Herrera Beltrán dedicó su sexenio a orquestar nuevas y diversas formas de atracar, de saquear las arcas y a tener sexo con cuanta muchachita le conseguían sus jóvenes “colaboradores” o conseguidores. Pudiendo hacer mucho por Veracruz, Fidel Herrera prefirió superar traumas de miseria y rechazo social llenándose las bolsas de dinero y disponiendo de jovencitas paisanas, lo que nunca pudo hacer antes de ser Gobernador. De Javier Duarte, qué podemos agregar a todo lo que sabemos de él, de su familia y de sus cómplices. Robar, comer y satisfacer sus placeres carnales fue su objetivo. Duarte, junto con los pillos que lo acompañaron en ese fatídico sexenio, acabaron con todo: con el dinero público, con la economía de los empresarios veracruzanos, con las instituciones, con los bienes propiedad del estado, de la forma más cínica y perversa de que se tenga memoria. Y hoy, para desgracia de los habitantes de este estado, el Gobernador dedica su tiempo, las 24 horas, a construir la plataforma electoral que le permita a su hijo heredar el poder, mientras sus gobernados nos debatimos en la peor inseguridad que jamás hayamos padecido en toda nuestra historia: Por favor, que alguien gobierne.

De los tres aspirantes a la gubernatura del Estado (la diputada Sheridan es una vacilada), el que más conviene a los veracruzanos es el Senador con licencia, José Yunes Zorrilla. Con una hoja impecable de trabajo dentro del servicio público así como en cargos de representación popular, que arrancaron desde que fue alcalde de Perote (1998-2000), el priista ha sido diputado federal en la LVIII Legislatura, diputado local en la LX Legislatura,  diputado federal en la LXI Legislatura y Senador por Veracruz en la LXII Legislatura. En todos estos cargos, Pepe Yunes ha mostrado un compromiso social que pocos representantes populares tienen, convirtiéndose en eficiente gestor de recursos públicos a favor de decenas de ayuntamientos. La obra pública del cuatrienio que acaba de concluir, en muchos municipios se debió a las gestiones que el Senador hizo ante instancias federales para bajar los recursos que hicieron posible que miles de paisanos se vieran beneficiados. En 1996, Pepe Yunes se tituló como Licenciado en Administración de Empresas por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) con la tesis "Administración Municipal: Servicios y Hacienda". Su Maestría en Administración Pública la realizó en la Universidad de Columbia en los Estados Unidos. A lo largo de su vida ha ocupado diversos cargos públicos y partidistas dejando a su paso una profunda huella de honestidad y eficiencia que son el sello de su comportamiento como servidor. Vale la pena destacar que Pepe Yunes es de los amigos más cercanos a José Antonio Meade, el candidato del PRI a la Presidencia de la República, un plus que nadie tiene y que le permitiría, como Gobernador de Veracruz, recibir atenciones que nunca antes en la historia de la entidad se habían tenido. Es el que Veracruz necesita para conducir por buen rumbo la nave.

Aunque Morena tuvo un descenso notable en el número de votos obtenidos en los pasados comicios municipales respecto a lo logrado un año antes en la elección de Gobernador del Estado, no cabe duda que Andrés Manuel López Obrador como candidato presidencial en los comicios del 1 de julio próximo dará un impulso fuerte a quien será por segunda ocasión consecutiva su abanderado al puesto más alto en Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, quien –hay que decirlo– logró una suma de sufragios histórica en la primera participación de ese partido: 809 mil 954 votos, apenas por debajo del candidato priista Héctor Yunes Landa, lo que le permite suponer que en su segunda oportunidad podría lograr desbancar a la coalición PAN-PRD-MC. Cuitláhuac, además del apoyo político de AMLO, contará con el respaldo ciudadano mayoritario en al menos cuatro de las ciudades más pobladas de la entidad (Coatzacoalcos, Minatitlán, Poza Rica y Xalapa), en que puede ser definitivo el éxito de las administraciones municipales ganadas por su partido. De los tres que afronten el reto de buscar el gobierno veracruzano el 1 de julio, es el único que ya ha recorrido la entidad con ese propósito, con un éxito que nadie se esperaba, pese a haber quedado en el tercer sitio, separado apenas por 200 mil votos del ganador Miguel Ángel Yunes Linares. Cuitláhuac, por lo visto, lo tiene todo para darle a Morena una primera gubernatura.

Porque se trata de un rostro nuevo, porque su experiencia dentro de la vida política es suficiente para conducir un estado, porque en los hechos ha demostrado que es capaz, porque su vocación de servicio salta a la vista de todos, porque cuenta con la estructura gubernamental estatal y porque es la mejor carta del PAN en Veracruz, Miguel Ángel Yunes Márquez está a punto de convertirse en el sucesor de su padre Miguel Ángel Yunes Linares, como gobernador del estado en la próxima elección. El joven político, de escasos cuarenta años, fue Presidente Municipal de Boca del Río (de 2008 a 2010), cuando logró la mayor obra pública que ha tenido el municipio (se invirtieron más de 860 millones de pesos). En 2009, Boca del Río recibió gracias a él, ser incluido en el ranking mundial de Motorola que integra a municipios de 25 países de Latinoamérica, en el lugar 14 de las Ciudades Digitales y con procesos óptimos de administración y gestión. El licenciado en Finanzas Internacionales fue diputado local y coordinador estatal del programa Oportunidades en Veracruz y, más tarde, en el periodo 2013-2017, nuevamente alcalde de Boca del Río, donde confirmó, con obras como el Foro Boca, que es un político visionario ya que ha logrado convertir a ese municipio en referente obligado para el turismo nacional. Hoy, en el imaginario colectivo nacional, hablar de Boca del Río es sinónimo de Veracruz. Con Miguel Ángel Yunes Márquez, la coalición PAN-PRD-MC tienen a un candidato de amplio perfil ganador.

Habiéndose oficializado la precandidatura por el PRI al gobierno de Veracruz, del senador José Francisco Yunes Zorrilla, queda completo el escenario para la elección de 2018. Los tres candidatos que buscarán suceder a Miguel Ángel Yunes Linares, actual gobernador, son: Pepe Yunes, por el PRI; Cuitláhuac García Jiménez, por Morena, y Miguel Ángel Yunes Márquez por la alianza PAN-PRD. ¿Cuál debe ser la fórmula para que uno los tres políticos convenza a los electores veracruzanos para conseguir su voto? Hay varias: debe presentarse tal como es y proponer esquemas que sean creíbles para dar solución inmediata a los graves problemas que enfrenta el estado, mostrar ante el electorado su experiencia dentro de la función pública como respaldo de sus propuestas, es decir, probar que ya ha hecho realidad lo que propone; contar con un amplio currículo en el que no se encuentre una sola mancha a lo largo de su carrera, ni de corrupción ni de ejercicio indebido del poder (se predica con el ejemplo); comprometerse con los veracruzanos a trabajar los seis años de su gestión dedicado al trabajo en favor de los gobernados, sin anteponer otros proyectos políticos a sus obligaciones, y rodearse de colaboradores experimentados, con los que debe de hacerse acompañar desde la campaña para que el ciudadano vea con quiénes van a tratar. De los tres, solo hay uno que cuenta con ese perfil. Esperemos, por el bien de Veracruz, que despliegue todas sus capacidades para conectarse adecuadamente con los electores y se convierta en el próximo gobernador de Veracruz.

Todos los secuestros que se cometen son actos reprobables, criminales, que causan severos daños tanto a la víctima como a sus familiares y a un amplio sector de la población. Pero cuando se trata de una persona conocida y estimada que dedica su vida al trabajo, como es el caso del doctor Gerardo Ahued Bardahuil, propietario de una clínica del dolor ubicada en la avenida Araucarias, a la que asisten a diario decenas de pacientes de todas las clases sociales, el asunto toma otro camino, el de la solidaridad social en torno a una causa: que aparezca pronto y bien el estimado galeno y que las autoridades, responsables de estos criminales sucesos, renuncien a sus cargos porque no han podido responder a la sociedad. Ese es el sentir de un amplio sector de la población xalapeña, conocidos, pacientes, amigos y familiares del doctor Ahued, hermano del precandidato de Morena al Senado de la República, don Ricardo Ahued, personas altruistas, trabajadoras y honestas a quienes ha alcanzado la tragedia por la incompetencia de nuestras autoridades. Chequen las redes sociales y verán la ola de protestas y exigencias que hay por este lamentable caso. Miles de ciudadanos esperan una respuesta inmediata de los responsables de darnos seguridad. No queremos pensar que se trata de una venganza política porque el hermano del doctor Gerardo Ahued es candidato de Morena a un escaño en el Senado.

Siendo autoridad, el político de Soledad de Doblado ha tenido un solo estilo: el autoritario y tirano. Su paso por la Secretaría General de Gobierno, con Patricio Chirinos Calero, quien por negligencia y embriaguez le dejó en sus manos los bártulos, dejó cientos de agraviados con historias de terror como la que vivió Dante Delgado Rannauro en el penal de Pacho Viejo, o como las que vivieron líderes obreros, campesinos y del sector popular que no se plegaron a sus caprichos, periodistas que fueron perseguidos y amenazados con cárcel por su posición crítica. Cientos de despedidos de las dependencias estatales y de la Universidad Veracruzana, porque al secretario Yunes se le ocurría que eran enemigos ya que habían sido colaboradores de don Fernando Gutiérrez Barrios o de Dante Delgado (lo mismo que hoy fidelistas y duartistas aunque sean honestos… ¡fuera!). Un Ignacio Morales Lechuga corrido del estado cuando vino a Poza Rica donde, con lujo de violencia, un grupo de judiciales encañonó a su esposa la señora Jackeline Brook de Morales; un Cuauhtémoc Cárdenas quien en campaña presidencial fue asediado por un grupo de transexuales que Yunes le mandó ex profeso, y muchos colaboradores de Yunes Linares que terminaron huyendo del estado por no soportar las humillaciones de que eran víctimas de parte del “ogro Yunes”. Todo eso que acumuló el tiempo que se mantuvo en la secretaría de Gobierno, se lo cobraron los veracruzanos en las urnas cuando operó una elección municipal con la que estaría construyendo su candidatura al gobierno. La clase política veracruzana (priista) se unió y le metió zancadilla a este peligroso personaje que se perfilaba como sucesor de Patricio Chirinos… La misma historia, pero hoy con su hijo.

A escasos días de que culmine el año e inicie el proceso electoral, Anilú Ingram Vallines ya está cerrando su gestión en la Sedesol, no solo porque ya prepara maletas para irse como candidata del PRI al Senado sino porque, antes de hacerlo, entregará la delegación federal en completo orden, con buenos números y con muchos resultados. Según ha trascendido, será en los primeros días de enero cuando presente su renuncia para seguir caminando por todo el estado de Veracruz aunque, ahora, en busca de un escaño. A Anilú Ingram la avala no solo el hecho de que el hoy precandidato presidencial, José Antonio Meade, fue su jefe y conoce de su dedicación para reducir las cifras de la pobreza en Veracruz y en México, sino también que tiene más de una década caminando, trabajando por los veracruzanos, sin un solo escándalo de por medio. Además, Ingram Vallines es una de las cartas del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien dado su peso político, influirá en la designación de candidatas y candidatos en varios puntos del país, todos ellos con verdadera posibilidad de éxito. En la última encuesta del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) priista, la porteña salió con buenos números, cumpliendo con el perfil que los ciudadanos demandan: gente limpia, honesta, que cuente con la simpatía de la gente y un trabajo territorial real.

A Dante Delgado Rannauro, la vida le ha brindado la oportunidad de tomar debida venganza de sus adversarios, de los que le han causado daño. En tiempos de don Rafael Hernández Ochoa, a Dante le arrebataron, a la mala, la oportunidad de ser alcalde de la ciudad de los Treinta Caballeros, Córdoba. Con el apoyo de doña Teresita Peñafiel, Dante había logrado la candidatura priista, pero amigos de Juan Herrera Marín, muy cercanos a Hernández Ochoa, se la tumbaron. A la vuelta del tiempo, Dante fue Gobernador y ahí se presentó la oportunidad, que no dejó pasar, de cobrar facturas y agravios. Hoy, gracias a su perseverancia y a su trabajo como político con visión de estadista, tiene otra, la factura más grande, la que le debe el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, autor material de su encarcelamiento por dos años cuando le fue inventado un expediente que no correspondía a la  realidad para usarlo en su contra y mantenerlo recluido. Yunes Linares se ensañó con Dante, con Gerardo Poo Ulibarri y con Porfirio Serrano Amador, pero con el exgobernador fue más cruel porque, estando Dante en Pacho Viejo, falleció su señor padre; Dante pidió permiso para acudir al funeral y el entonces secretario de Gobierno, Yunes Linares, en uno de sus excesos de poder dijo que sí, solo que tendría que ir esposado y fuertemente resguardado, como si se tratara de un peligrosísimo delincuente, capaz de aprovechar la oportunidad para escapar. Don Pedro Delgado, el padre de Dante, partió sin la presencia de su hijo… Hoy, Yunes, el verdugo, le suplica ayuda.

Encuesta

¿CÓMO DESCRIBE AL GOBIERNO DE YUNES LINARES?

  • De franco retroceso
    54% 62 Votos
  • Más de lo mismo
    29% 33 Votos
  • De transformación
    17% 19 Votos

Total Voters: 114

Cargando ... Cargando ...
Manuel Rosete Chávez
APUNTES

por
Raymundo Jiménez
Al PIE DE LA LETRA

por
Filiberto Vargas Rodríguez
PUNTO DE VISTA

por
Emilio Cárdenas Escobosa
DE INTERÉS PÚBLICO

por
Álvaro Belin Andrade
HORA LIBRE

por
José Ortíz Medina
EN CORTO... SIN CORTES

por
Bernardo Gutiérrez Parra
DESDE EL CAFÉ

por
Arturo Márquez Murrieta
ENTRE EL PODER Y EL DERECHO

por
Rafael Pérez Cárdenas
DE RAZONES Y PASIONES

por
Luis Barria
EL JAZZ BAJO LA MANGA

por
Luis Alberto Romero
HORA CERO

por
Pablo Jair Ortega
COLUMNA SIN NOMBRE

por

Municipios de Veracruz

La administración municipal de Américo Zúñiga Martínez no otorgó permisos nuevos a vendedores ambulantes en el exterior de la Plaza...
Saira Enríquez Gómez
En Contexto

por
Jorge Vázquez Sangabriel
PALIMPSESTO

por
Edith Gómez
NEGOCIOS & EMPRENDIMIENTO

por
Sergio González Levet
SIN TACTO

por
Rafael Arias Hernández
MUTATIS MUTANDIS

por
Yuri Alejandra Cárdenas Moreno
ABRACADABRA

por
Angélica Cristiani
LA XALAPITA

por
Xóchitl Partida Salcido
Paraíso Perdido

por
Gonzalo López Barradas
¿QUÉ ESTÁ PASANDO?

por
Liz Mariana Bravo
Y Mariana

por
Ricardo Perry Guillén
SON DEL SUR

por
Edgar Carmona Blanco
CINEAVANCE

por